La agrupación de cooperativas castellano leonesas celebra su 30 aniversario

La Unión de Cooperativas Agroalimentarias de Castilla y león, Urcacyl, celebró el pasado 28 de septiembre su 30 aniversario con una jornada en la que analizó la evolución del sector cooperativo, así como las últimas modificaciones normativas.

“Han cambiado mucho las cosas en estas tres décadas. Nuestras cooperativas, fiel reflejo de las explotaciones de sus socios, se han ido dimensionando, han abordado nuevos procesos de transformación de sus productos y tienen más presencia y relación con la distribución”, aseguró Gabriel Alonso, presidente de esta agrupación, durante la inauguración del encuentro.

En su intervención, hizo un reconocimiento a las 25 cooperativas que siguen en activo de las más de un centenar que participaron en la creación de Urcacyl: Tierra de Arévalo, Alta Moraña y El Castillo, en Ávila; Arlanza, Fresnillo y Ventas de Armentia, en Burgos; Valdevega, Valdevimbre, Lechera Lar, Unión del Valle y Cepas del Bierzo, en León; Tierra de Campos y Agrícola Regional CAR, en Palencia; Copiso, en Soria; Cocetra, Cocope, Jaramiel, San Agustín, Nacoce, Coaduero, Cocol, Agrícola Castellana y Torozos, en Valladolid; y Cobadu y Los Zamoranos, en Zamora.

Al respecto, ensalzó también el apoyo “incondicional”, en los inicios de la asociación de Pedro Cambero, Carlos Trigueros, Alfredo Torres, Aquilino Castillo y muy especialmente de Esteban Celemín, representantes entonces de la Administración; al tiempo que puso de manifiesto la labor de Rafael Sánchez, Ricardo Martín, José Luis Velasco, Julián Málaga, Gregorio Barrio, José María García, Abelardo Gómez, Raimundo Hernando, Rafael Brime, Eusebio Alcalde, Leopoldo Quevedo y José Luis González, rectores e interventores en aquella época, “pues sin su tesón hubiera sido imposible emprender el camino de la representación cooperativa que tantos frutos ha dado, a nivel regional y nacional, a lo largo de estas tres décadas”.

Según explicó Alonso, la agrupación ha posibilitado la canalización de la representación de las cooperativas en Castilla y León, impulsando su profesionalización y su contribución al desarrollo económico y social de la región. “En estos seis lustros se han potenciado las tareas de intermediación con las administraciones, gracias a las cuales se ha otorgado un mayor reconocimiento al sector y se han regulado ayudas que han posibilitado una mayor contratación de técnicos, una mayor comercialización y más presencia en los mercados. A ello también han contribuido las líneas de actuación establecidas en los dos planes estratégicos que del cooperativismo hemos realizado”, puntualizó.

“Son muchas las actividades organizadas y los servicios de asesoramiento prestados a las cooperativas durante estos 30 años, y quiero agradecer, en nombre del Consejo Rector de Urcacyl, la colaboración y apuesta  que por nosotros han realizado la gran mayoría de los representantes de la Administración con los que nos hemos relacionado, la implicación y entrega de nuestros técnicos, los patrocinios de las Cajas Rurales y, sobre todo, el esfuerzo de tantos y tantos rectores y cooperativistas que posibilitan el crecimiento continuado de esta gran familia”, dijo Alonso, quien también incidió en que las cooperativas generan empleo en el medio rural, prestan atención y dan servicio a sus habitantes y velan por la seguridad de sus instalaciones.

Apoyo a las fusiones de cooperativas

En la jornada, Milagros Marcos, consejera de Agricultura y Ganadería, anunció, tras las sucesivas demandas de Urcacyl, la convocatoria de una línea de ayudas por valor de 430.000 euros para promover y facilitar la fusión de cooperativas. En su intervención, la representante de la Junta hizo hincapié en que esta actuación pretende apoyar en las gestiones administrativas y en las derivadas de esta operación, como la integración de plataformas tecnológicas. “El primer año el respaldo será del 100%, mientras que en los siguientes rondará el 50%”, puntualizó la consejera, quien destacó la importancia de que las cooperativas ganen tamaño para poder “comprar con menor coste por la mayor capacidad negociadora y vender con más garantías y mejores precios para que el campo de la comunidad autónoma sea más competitivo”.

En el evento, Marcos entregó las primeras acreditaciones, como Entidades Asociativas Agroalimentarias Prioritarias de Castilla y León a las siete cooperativas que hasta la fecha han obtenido este reconocimiento: Acor, Agropal, Alta Moraña, Avigase, Cobadú, Consorcio Promoción del Ovino y Copiso. Al respecto, defendió que cuando a estas agrupaciones se incorporen jóvenes, se pueden beneficiar de subvenciones de hasta 10.000 euros.

Por su parte, Carlos Fernández Carriedo, consejero de Empleo, abundó en la nueva Ley de Cooperativismo, que llegará a las Cortes en unas semanas, y que ha recibido las aportaciones de los integrantes de la agrupación. “Esta normativa persigue lograr cooperativas más grandes, con un crecimiento marcado por más flexibilidad y menos burocracia”, afirmó.  En esta línea, señaló que la nueva legislación contemplará que ante la salida de uno de los socios, la empresa podrá devolverle el capital aportado en el plazo de diez años, y no de manera inmediata como hasta ahora, “lo que garantiza la supervivencia de la compañía en estos casos”.

En el encuentro al que asistieron cerca de 150 cooperativistas, fundamentalmente presidentes y gerentes, algunos de los cuales llevan en la organización todo este tiempo, participó Jorge Morro, director general de Competitividad de la Industria Agroalimentaria y de la Empresa Agraria que analizó en detalle las Entidades Asociativas Prioritarias. Tanto él como Fernando Antúnez, vicepresidente de Urcacyl, que le presentó, insistieron en la posibilidad que todas las cooperativas tenían de obtener esta calificación, bien de forma directa por cumplir los requisitos establecidos, o bien mediante la realización de acuerdos intercooperativos que les permitan alcanzarlos.

 

 

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015