El índice de precios de los alimentos de la FAO bajó de nuevo en abril por el azúcar y los aceites vegetales

Los precios mundiales de los alimentos bajaron de nuevo en abril pasado, con las expectativas de abundantes suministros en curso de muchos de los principales productos básicos, según la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO).

Este índice tuvo un promedio de 168 puntos en abril, un 1,8% menos que en marzo, aunque se mantuvo un 10% más alto que en el mismo período de 2016.

El descenso estuvo liderado por el índice de precios del azúcar, que cayó un 9,1% en abril, debido a que las voluminosas exportaciones de Brasil se encontraron con la persistente debilidad de la demanda mundial de importaciones.

El índice de precios del aceite vegetal de la FAO cayó a su vez un 3,9%, impulsado por la menor demanda de aceite de palma y las expectativas de abundantes cosechas y plantaciones de soja en América del Sur y Norte.

El índice de precios de cereales bajó igualmente un 1,2% en abril, lastrado por la caída de los precios del trigo, a pesar de que los precios internacionales del arroz se mantuvieron firmes.

El índice de precios de los productos lácteos cayó un 3,3%, ya que en el Hemisferio Norte se entró en la temporada de mayor producción, que alivió la inquietud por el abastecimiento a corto plazo.

Por el contrario, el índice de precios de la carne de la FAO subió un 1,7%, debido a que los precios de la carne de porcino aumentaron en respuesta a la fuerte demanda interna en la Unión Europea y el incremento de las ventas a China.

El índice de precios de los alimentos de la FAO mide la variación mensual de los precios en el mercado internacional e incluye la media ponderada de los precios de cinco grupos principales de alimentos básicos

Los suministros de cereales seguirán siendo abundantes en 2017/18

Si bien se prevé que la producción mundial de cereales disminuirá en 2017, es probable que los suministros sigan siendo abundantes y que las existencias al fin de la próxima campaña se mantengan cerca de su nivel de apertura, el más elevado de siempre.

Sin embargo, la relación entre existencias y utilización de cereales en 2017/18 podría descender apenas por debajo del nivel alcanzado en la campaña actual, ubicándose en un 25,8 %.

Las perspectivas sobre la producción de cereales mejoran ligeramente

  • Las previsiones de la FAO sobre la producción mundial de cereales en 2017 han aumentado ligeramente (en un 0,1 %) desde abril, lo cual seguiría sugiriendo un descenso del 0,4 % de la producción mundial respecto del récord de 2016.
  • El repunte de este mes se debe principalmente a las expectativas de un incremento de la producción mundial de maíz, que actualmente se estima en 1 054 Mt, es decir, unos 3,3 millones (un 0,3 %) más que en abril. La revisión al alza del pronóstico relativo a la producción del Brasil, impulsada por rendimientos mayores de lo previsto anteriormente, representa la mayor parte del ajuste.
  • La producción de trigo en 2017 debería de disminuir unos 20 Mt (o un 2,6 %) respecto del récord de 2016 y ubicarse en 740 millones, esto es, casi sin variaciones respecto de las expectativas del mes pasado. Este descenso en la estimación de la producción en términos interanuales se debe a la reducción de las cosechas en Australia, el Canadá, los Estados Unidos de América y la Federación de Rusia, que contrarrestan con creces la expansión en la India, Marruecos y la Unión Europea (UE).
  • Se prevé que la producción de arroz en 2017 ascenderá a 504 Mt, es decir, un 0,9 % por encima del récord de 2016 y solo ligeramente por debajo del pronóstico de abril. El deterioro de las perspectivas en Bangladesh debido a las inundaciones se vio compensado parcialmente por la revisión al alza de las cosechas en la Argentina y Camboya.

La utilización de cereales en 2017/18 superará el nivel de 2016/17

  • A pesar de un ligero ajuste a la baja desde el mes pasado, el pronóstico de la FAO para la utilización mundial de cereales en 2017/18 sigue indicando un crecimiento anual del 1 %.
  • Según las previsiones, la utilización de trigo ascenderá a 731 Mt en 2017/18, menos de lo previsto en abril, debido a que la abundante oferta de cereales secundarios debería de reducir aún más la utilización de trigo como pienso.
  • Se calcula que en 2017/18 la utilización total de cereales secundarios aumentará en un 1,6 %, hasta cerca de 1 358 Mt, principalmente a causa de un incremento del 2,2 % de la utilización de maíz, que alcanzará los 1 058 millones. El considerable aumento del empleo de piensos en América del Sur y China representa la mayor parte del crecimiento previsto.
  • Las previsiones indican que la utilización mundial de arroz alcanzará los 506 Mt en 2017/18, es decir, sin variaciones respecto de las expectativas de abril y un 1,2 % más en términos interanuales debido a un incremento de la ingesta de alimentos.

El comercio de cereales se contraerá en 2017/18

  • El comercio mundial de cereales en 2017/18 apunta a una disminución anual del 2,2 % hasta ubicarse en torno a los 386 millones de toneladas.
  • El comercio internacional de trigo disminuirá un 2,2 % en 2017/18 (julio/junio), hasta 170 Mt. Según las previsiones, la UE recuperará su posición como mayor exportador de trigo del mundo, con envíos por un total de 29,7 millones. Este nivel superaría en un millón las exportaciones de Rusia en 2017/18.
  • Se prevé que el comercio de cereales secundarios rondará los 173 Mt en 2017/18 (julio/junio), esto es, aproximadamente un 3 % menos que en 2016/17. La reducción de los intercambios de maíz y cebada explica la mayor parte de esta disminución. En el caso del maíz, se prevé que la reducción de la demanda del Brasil y varios países del África austral compensará con creces el aumento previsto de las importaciones de la UE y varios países asiáticos.
  • Por el momento, las previsiones indican que el comercio mundial de arroz continuará su recuperación en 2018 (año civil), incrementándose otro 2 % hasta alcanzar los 44,1 Mt. Aunque cosechas locales más copiosas podrían frenar el crecimiento de las importaciones en el Lejano Oriente en 2018, se prevé que la demanda siga siendo fuerte en África y el Cercano Oriente.

Las existencias totales de cereales seguirán siendo elevadas en 2017/18

  • Tras un ajuste al alza del 1,4 % desde el mes pasado, el pronóstico de la FAO sobre las existencias mundiales de cereales al final de 2018 señala que las reservas mundiales serán casi iguales a sus niveles de apertura.
  • Las existencias mundiales de trigo (al final de 2018) se incrementarán en un 3,3 % y alcanzarán un nuevo máximo de 247,6 millones de toneladas. El aumento de las reservas en China y, en menor medida, en Marruecos, la Federación de Rusia y la UE representa la mayor parte del aumento interanual.
  • El pronóstico de la FAO relativo a las existencias totales de cereales secundarios (al final de 2018) se ha incrementado en un 3,2 % desde el informe del mes pasado, ubicándose en casi 271 Mt, tras los ajustes al alza de las estimaciones previas de las reservas de maíz de China. A pesar de la revisión, se considera que China provocará una reducción del 2,9 % de las reservas mundiales de cereales secundarios, al recortar de manera pronunciada sus existencias en unos 20,5 millones.
  • Se prevé que las reservas mundiales de arroz (al final de 2018) permanecerán cerca de su nivel de apertura, o sea 171 Mt. Se prevé que las reducciones en algunos de los principales países exportadores —a saber, los Estados Unidos de América y Tailandia— se verán compensadas ampliamente por las acumulaciones en otros lugares, especialmente en China

Foto: www.fao.org.  Cabras en Kirguistán.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015