El granizo afectó en la última semana a 4.700 ha de varios cultivos agrícolas en Cataluña , C.Valenciana y Aragón

La tormenta de la tarde del sábado 4 de junio volvió a afectar por tercera vez a algunos municipios del Segrià, principalmente la zona Sur, donde cayó granizo mezclado con agua en Seròs, Massalcoreig y la Granja de Escarp, y se intensificó la tormenta en el municipio de Aitona, seguido de las zonas más próximas de Torres de Segre, Sarroca de Lleida y Torrebesses.  En la C. Valenciana, unas 2.500 ha de viñedos de Utiel-Requena fueron también afectados, según La Unió de Llauradors.

La tormenta se produjo entre las 7 de la tarde y las 9 de la noche, con piedras de un tamaño entre 0,5 y 1 cm, y en la zona más afectada de Aitona se inició con una precipitación de piedra seca que ha producido los daños más elevados en cultivos.

El cultivo más afectado son los frutales, las variedades más próximas a recolección, así como peras y nectarinas, más sensibles a los golpes; los daños se estiman entre el 20 y 50% en general y del 70 al 100% en las zonas más afectadas.

Posteriormente, la tormenta se desplazó hacia la comarca de Les Garrigues, afectando a los municipios de Bellaguarda y La Granadella, pero, como la piedra cayó mezclada con agua, no se ha constatado una afectación significativa.

 Los municipios y los cultivos más afectados son:

 

municipio

Fruta hueso (ha)

Afectación (%)

Fruta semilla (ha)

Afectación (%)

Aitona

300

70-100

60

70-100

400

30-50

50

30-50

Torres de Segre

70

20-40

5

20-40

100

10-20

10

10-20

Sarroca de Lleida

100

20-50

30

20-50

100

10-20

20

10-20

total

1070

175

 

Utiel-Requena

 Por otro lado, La Unió de Llauradors informó también del pedrisco que afectó la tarde del pasado sábado 4 de junio a algunas localidades de la comarca de Utiel-Requena, en las que dejó unas pérdidas económicas directas en unas 2.500 hectáreas de viña que rondan los 1,5 millones de euros.

Según La Unió, la tormenta se centró en el Noroeste de la comarca, concretamente en los términos municipales de Las Cuevas, Camporrobles, La Torre y Sinarcas.

Una inspección de campo efectuada por La Unió reveló que el área más dañada comprende una franja de 12 kilómetros de largo por 1,5 km de ancho, con una afección media del 80%, mientras que el resto tendrá un daño medio comprendido entre el 15% y el 30%.

El siniestro del sábado en Utiel-Requena está cubierto por el actual sistema de seguros agrarios, según indicaron desde el sindicato agrario, que ya se ha puesto en contacto con responsables de Agroseguro para que visiten la zona “inmediatamente, con objeto de agilizar las peritaciones”.

Desde este sindicato agrario recuerdan que esa misma zona se vio también fuertemente afectada por otro pedrisco importante en la campaña pasada (foto), por lo que ya son dos años seguidos en los que los agricultores sufren daños económicos en sus explotaciones agrarias.

Se acabó la cosecha del siglo

Por otro lado, una tormenta de granizo arrasó unas 1.000 hectáreas de cultivos de cebada, trigo y guisantes en los términos de los municipios oscenses de Alcubierre y la Lanaja, en la comarca de Monegros, donde se esperaba recoger la “cosecha del siglo”.

Inés Artero, una técnico del sindicato UAGA, afirmó que este año iba a haber una “cosecha excelente” e “inusual” en la comarca de Monegros, con rendimientos de entre 5.000 y 6.000 kilos por hectárea en algunas fincas.

La tormenta de granizo, que ocurrió este lunes 6 de junio, en torno a las 18.00 horas, daño el 80%  de los campos de cereal y el 100% de los de guisantes.

La zona afectada se encuentra en el paraje denominado Balsa Nueva, de Alcubierre, hasta las Hoyas de Lanaja, una franja de unas 1.500 hectáreas en las que hay sembradas unas 1.000 de cebada, trigo y guisante.

La técnico de la organización agraria destacó que, justamente el lunes, algún agricultor ya comenzó a meter las maquinas para cosechar los campos de cultivo y se iba a generalizar la semana próxima.

La tormenta de granizo fue “muy fuerte”, lo “nunca visto” por los agricultores de la zona, señaló Inés Artero, quien ha resaltado que tampoco nunca se había visto una cosecha “tan buena y de tanta producción”, ya que lo habitual ronda los 1.000 kilos por hectárea.

UAGA solicitó a Agroseguro una rápida peritación de los daños para que los agricultores perciban las indemnizaciones cuanto antes y puedan incluirlo en su declaración de IRPF 2016.
Foto:  Pedrisco en 2015 sobre viñedos de la comarca de Utiel-Requena.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015