FEV, Fedejerez, Anev y la CECRV critican la subidas del impuesto especial para los productos intermedios

La Federación Española del Vino (FEV), Fedejerez, ANEV y la CECRV han manifestado su total desacuerdo ante la decisión adoptada en Consejo de Ministros de subir un 5% el impuesto especial para los productos intermedios, que afectaría, entre otros, a productos tan emblemáticos y generadores de empleo como son los vinos de Jerez, el vermut o los de Montilla-Moriles.

“No se puede pretender reducir el déficit presupuestario de un Estado atacando a sectores y productos concretos, como ha ocurrido con el caso de los denominados productos intermedios”, ha señalado el secretario general de la FEV, Pau Roca. Además, ha destacado que la recaudación que se pueda obtener de este incremento es mínima en comparación con el daño que puede ocasionar a un sector formado principalmente por pequeñas y medianas empresas y muy vinculado al territorio.

También desde la Federación de Bodegas de Marco de Jerez (FEDEJEREZ) y la Asociación Española de Elaboradores y Distribuidores de Vermouth, Bitter-Soda y aperitivos (ANEV), ambos socios de la FEV, han criticado una medida que consideran “inoportuna e injusta”  y que además es incongruente con la estrategia manifestada por Gobierno de aumentar la recaudación sin tocar los impuestos.

Para el secretario general de la FEV, con esta medida se están asimilando determinados tipos de vino  (como los de licor o los aromatizados, a otro tipo de bebidas cuando en realidad son otro tipo de vino y, como tal, deberían estar sometidos a las mismas reglas del juego. En este sentido, el portavoz de la FEV ha querido aclarar que, a pesar de lo que están publicando la mayoría de medios, la medida aprobada sí afecta al sector del vino porque los productos intermedios forman parte de la familia de productos vínicos.

“Creemos que esta situación es muy injusta porque crea un agravio comparativo que perjudica gravemente a unos tipos de vino característicos de España, además de ser ineficiente en su propósito y atacar directamente, no solo al consumidor, sino a un grupo de empresas cuya aportación y contribución a la recuperación económica es muy importante”, ha concluido Roca.

CECRV lo considera un error grave
 
Por su parte, la Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas, asociación que representa a las Denominaciones de Origen vitivinícolas de nuestro país, considera un grave error que el Gobierno aumente los impuestos de productos vitivinícolas históricos, con un alto valor cultural y que dotan de prestigio y de imagen a los territorios de nuestro país de las zonas adscritas a las Denominaciones de Origen Málaga, Jerez y Manzanilla de Sanlúcar, Montilla-Moriles o Condado de Huelva.

Para la Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas es un grave error que estos tipos de productos sean gravados impositivamente y, por tanto, que el Gobierno haya incluido estos productos vitivinícolas en la subida de impuestos aprobada, al tratarse de productos identificativos de sus respectivas zonas, que llevan el nombre de éstas por el mundo, con una historia centenaria y con un arraigo y un valor cultural que han contribuido y contribuyen al desarrollo cultural y económico de estos territorios y que refuerzan y hacen aumentar el valor de la marca España en los mercados internacionales.

El valor añadido que los vinos de licor, dulces o generosos proporcionan a los territorios de Denominaciones de Origen como Jerez y Manzanilla de Sanlúcar, Málaga, Montilla-Moriles y Condado de Huelva en términos de imagen y de prestigio es muy importante y favorece la atracción de turismo para estos territorios, la captación de inversión extranjera, la financiación de estas zonas y de sus empresas y la internacionalización de sus productos.

CECRV solicita que en el más corto plazo de tiempo posible el Gobierno reconsidere su decisión y valore en su justa medida la importancia que estos productos vitivinícolas tienen para sus respectivas zonas.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015