Fertiberia recomienda el uso de abonos complejos NPK frente a abonos mezcla

Fertiberia recomienda el uso de abonos complejos NPK frente a abonos mezcla o blending. Los abonos complejos NPK son necesarios en sementera, para equilibrar el suelo en elementos nutritivos: N, P, K, macronutrientes y micronutrientes.

Los cultivos necesitan nutrientes en las primeras fases de su desarrollo, desde la siembra, para germinar correctamente y para obtener plantas fuertes y vigorosas que resistan al frío y a las duras condiciones del invierno.

  • La fórmula y la dosis a aplicar deben definirse según los contenidos en nutrientes del suelo, el cultivo que se va a implantar y el rendimiento que se pretende conseguir.
  • La forma de aplicación, enterrados con una labor, garantiza el aprovechamiento máximo de todos los nutrientes que se aplican al situarlos cerca de las raíces.
  • Existe una interacción muy positiva entre los nutrientes al aplicarse simultáneamente: la presencia de N, P, y K, mejora la asimilación del conjunto de nutrientes con lo que se aprovechan al máximo.

Según destaca Fertiberia, “los abonos complejos NPK son más rentables que los abonos de mezcla o blending. Permiten una fertilización correcta y equilibrada”.

Los abonos complejos NPK son compuestos químicos estables, contienen los mismos nutrientes en cada grano, su granulometría es uniforme. “Por ello presentan numerosas ventajas sobre los abonos de mezcla o blending, que se traducen en una mayor producción y rentabilidad para el agricultor”, subrayan desde la compañía, explicando que “los abonos de mezcla o blending están compuestos por materias primas heterogéneas, de distinto tamaño y densida:

  • Durante su manipulación y transporte se produce una estratificación de los componentes, que no permite la distribución homogénea de los nutrientes.
  • Las distintas granulometrías y densidades de los componentes de la mezcla, impiden distribuir homogéneamente los nutrientes en la parcela de cultivo.
  • La utilización de blending se traduce en grandes desviaciones en la dosis y en el equilibrio N-P-K y en el resto de nutrientes, respecto a la fertilización programada.
  • La incorrecta fertilización, por exceso o defecto, provoca un efecto muy negativo sobre la fertilidad del suelo y sobre la producción y la calidad de la cosecha”.

Los abonos complejos se distribuyen homogéneamente en la parcela de cultivo, permitiendo una mejora significativa de los rendimientos.  Además contienen la misma composición en cada grano: N, P, K, macronutrientes y micronutrientes. El efecto sinérgico de aplicar los nutrientes simultáneamente garantiza una nutrición equilibrada y correcta con efectos muy positivos sobre la cantidad y calidad de la cosecha.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015