Extremadura pide declarar “situación de emergencia” a los municipios afectados por tormentas y granizo

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, se reunió el 20 de julio en Madrid con la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, para pedirle medidas de apoyo ante los daños provocados en el campo extremeño por las adversidades meteorológicas registradas en las últimas semanas.

Las principales secuelas por fuerte viento, precipitaciones torrenciales y granizo se registraron los días 6 y 7 de julio de 2016 en la provincia de Badajoz, concretamente los términos municipales de Don Benito, Villanueva de la Serena, La Haba, Villar de Rena, Miajadas, Campanario, Bienvenida, Solana de los Barros,  Novelda. y Valverde de Mérida. Estas reivindicaciones están recogidas también en una carta remitida desde el Ejecutivo extremeño al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

El presidente extremeño ha solicitado para esta zona que sea declarada de emergencia o de naturaleza catastrófica debido a las adversidades sufridas, además de reclamar que se adopten las medidas de apoyo necesarias para casos extraordinarios contempladas en el Real Decreto 307/2005, de 18 de marzo, modificado por el Real Decreto 477/2007, de 13 de abril. En ese sentido, Vara ha reclamado al Gobierno central medidas similares a las llevadas a cabo ya en otras comunidades autónomas como consecuencia de situaciones similares.

“Esto ha sido un drama para muchas familias en Extremadura y es necesario arbitrar soluciones que den respuesta a esta problemática. Por eso, lo que hemos hecho ha sido ponernos a trabajar para tener una adecuada evaluación de daños que, apenas 10 días después, ya está en manos del Ministerio”, señaló  el presidente extremeño.

La Junta de Extremadura reclama diferentes tipos de ayudas que van desde las destinadas a paliar daños materiales en infraestructuras en las explotaciones agrarias, hasta planes de medidas laborales y de Seguridad Social para aplicar en los municipios afectados por las tormentas y el granizo.

Entre las medidas que la Junta exige al Gobierno se encuentran la atención de determinadas excepcionalidades por daños, no contempladas en los modelos de aseguramiento, la aprobación de líneas de préstamos de mediación del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para las explotaciones agrarias dañadas, beneficios fiscales para las industrias de transformación afectadas en los municipios señalados, o la aplicación de reducciones fiscales especiales para las explotaciones y actividades agrarias radicadas en las zonas damnificadas.

En materia laboral, el presidente de la Junta planteó la exoneración de las jornadas para acceder al subsidio por desempleo, incrementar en 3 millones de euros los fondos para el programa de Garantía de Rentas del Acuerdo para el Empleo y Protección Social Agrarias (A.E.P.S.A.), así como poner en marcha un Plan Especial de Empleo Agrario en las zonas afectadas a suscribir en los próximos 3 meses mediante un convenio de colaboración entre los ministerios de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, y de Empleo y Seguridad Social, con la Junta de Extremadura.

Durante el encuentro, Fernández Vara trasladó a la ministra de Agricultura que la superficie afectada por las tormentas de lluvias y granizos en los términos municipales detallados anteriormente asciende a más de 10.000 hectáreas, produciéndose la pérdida del 100% de las cosechas en casi 5.200 hectáreas, principalmente de regadío. La estimación de pérdidas directas se han valorado en más de 11.700.000 euros

Dichas pérdidas en las producciones de campo suponen la merma directa de casi 170.000 jornales o peonadas de trabajo de campo y de 19.500 jornales de trabajo en las industrias de transformación, lo que originará una interrupción o disminución de la actividad profesional e industrial a causa de los hechos acontecidos, ocasionando un perjuicio enorme en el tejido agrícola e industrial de las zonas afectadas y por ende a la Comunidad Autónoma de Extremadura.

“Estoy convencido de que, desde el diálogo y la colaboración entre Administraciones, iremos desbloqueando la situación y ofreciendo respuestas a corto plazo a los afectados”, señaló Fernández Vara al finalizar su encuentro con la ministra de Agricultura.

Indemnización de 11 M€

 Por su parte, la empresa Agroseguro indemnizará con más de 11 M€  a los agricultores extremeños, que padecieron las consecuencias de las tormentas que afectaron a la región en los primeros días de julio. Así lo comunicó el director regional de Agroseguro, Jesús Cano, a la consejera Begoña García en la reunión que mantuvieron este jueves 21 de julio en la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio, y a la que también ha asistido el director de Agricultura y Ganadería Antonio Cabezas.

Ambas partes valoraron de manera muy positiva las reuniones celebradas en los últimos días entre Agroseguro, la Consejería de Medio Ambiente y Políticas Agrarias, y organizaciones del sector; en esas reuniones, y ante la grave situación, se alcanzaron fórmulas que han permitido una reorientación de las tasaciones del tomate tardío que permitirán mejoras en las indemnizaciones para los agricultores.

El responsable de la empresa Agroseguro también manifestó a la consejera la voluntad de iniciar el pago de las indemnizaciones a la mayor brevedad posible y estima que, a muy tardar, en septiembre los agricultores habrán cobrado las indemnizaciones.

Begoña García mostró la satisfacción de la Consejería por la celeridad en las actuaciones que ha mostrado la compañía aseguradora y también ha resaltado la flexibilidad negociadora que ha permitido que centenares de agricultores puedan recuperarse de los daños ocasionados por las tormentas.

Tanto la compañía de seguros, como la Consejería coincidieron en la necesidad de mantener y potenciar los seguros agrarios como una herramienta esencial en el marco de un sector agrario cada día más profesionalizado, ya que los daños que son asegurables no pueden ser indemnizables por parte de ninguna administración pública.

En esta ocasión, el cultivo más afectado por las tormentas, el tomate, tiene en las Vegas Altas una cuota de seguros muy elevada, por encima del 90%, lo que permitirá reducir la pérdida de renta agraria para millares de agricultores, al margen de otras medidas de apoyo que está barajando la Junta de Extremadura para las poblaciones afectadas.

La superficie afectada por las tormentas de lluvias y granizos en los términos municipales asciende a más de 10.000 hectáreas, produciéndose la pérdida del 100% de las cosechas en casi 5.200 hectáreas, principalmente de regadío.


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015