Eurosemillas obtendrá variedades de cítricos a la carta con tecnología NIRS

Eurosemillas está evaluando unos 6.000 genotipos generados en el macroproyecto de investigación genómica Citruseq-Citrusgenn, en el que es socio de referencia. Para agilizar las analíticas de los principales parámetros de calidad de los frutos y obtener nuevas variedades de cítricos ‘a la carta’ la compañía trabajará con la tecnología NIRS que ya ha sido usada con éxito en algunos cereales y granos e incluso en algunas variedades convencionales de naranjas.

‘Con un simple ‘escaneo’ proyectamos luz infrarroja sobre el fruto para generar un espectro a partir del cual, mediante unos modelos previos de calibración, se logra cuantificar la concentración de los parámetros buscados’, ha explicado José María Fontán, responsable de este proyecto en Eurosemillas en el transcurso de la jornada ‘Potencial tecnológico de las nuevas herramientas de mejora vegetal’ organizadas por Cajamar y celebradas en su sede de Valencia.

Esta tecnología es más barata, obtiene resultados de varios parámetros de manera simultánea y es mucho más rápida, no es destructiva y no requiere de reactivos químicos. ‘Para seleccionar las mejores variedades se han de analizar miles de frutos procedentes de los miles de genotipos que estamos evaluando. Lo que se tardaba meses en comprobar en el laboratorio –con reactivos, con caras pruebas de espectrometría o refractómetros- ahora se podrá obtener en horas o días porque bastará con registrar los resultados inmediatos de cada fruto’, explica.

Esta tecnología había sido desarrollada ya para medir cuestiones como el grado de humedad o el contenido de proteínas en cereales y granos y su puesta en marcha para el uso en cítricos por parte de Eurosemillas se está desarrollando por expertos de la Universidad de Córdoba y se espera que el sistema esté concluido para finales del presente año.

La compañía cordobesa participó en el consorcio Citruseq-Citrusgenn, el mayor proyecto genómico sobre los cítricos desarrollado en nuestro país, dotado con una inversión público-privada de casi 4 millones, que fue implementado en el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA), por el Centro Príncipe Felipe y el CSIC y que concluyó en 2013.

Gracias a los avances de la genómica, se logró secuenciar por completo hasta 300 cítricos, los más importantes del panorama varietal. A consecuencia de tal colaboración, se entregaron a Eurosemillas –’a la carta’, esto es, con arreglo a las características fenotípicas reclamadas por la empresa (ausencia de semillas, maduración tardía o precoz, productividad sin alternancia, tolerancia al estrés hídrico, etc.)– unos 6.000 genotipos procedentes de mutaciones inducidas o de hibridaciones.

En los cinco años de duración del proyecto se han sentado las bases para, a través de las nuevas herramientas de mejora genética, acortar el proceso de obtención de una nueva variedad de cítrico, que hoy con el método tradicional tarda entre 16 y 20 años, más la fase de registro y protección.

 

 

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015