España importará 13,8 Mt de cereales en la actual campaña 2015/16, un 73% de su producción nacional

Que España es un país deficitario de cereales y que tiene cada año que importar para abastecer a su cabaña ganadera, sobre todo de cría intensiva, es algo archiconocido. Según las últimas previsiones de balance del mercado nacional de cereales del Ministerio de Agricultura para la actual campaña 2015/16, que concluye el próximo 30 de junio, nuestro país importará prácticamente 13,8 Mt, es decir un 73% de su producción interna, que fue de apenas casi 18,9 millones.

De acuerdo a este balance, un 47,1% del total de cereal importado corresponderá a maíz, con 6,5 Mt, esto es  un141,3% de su producción propia en esta campaña 2015/16 (casi 4,6 Mt), aunque casi un 2,6% menos que en la campaña anterior (6,67 Mt). Otros 5,6 Mt (40,6% del total) corresponderá a trigo blando, lo que supone un 103,3% de su producción propia (casi 5,43 Mt); 900.000 t (6,5%) corresponden a cebada, apenas un 14,1% de la producción interna (6,4 Mt); 350.000 t (2,5%) a trigo duro, un 32,7% se la producción nacional (905.000 t), así como partidas más reducidas a sorgo (130.000 t); centeno (110.000 t), avena (100.000 t) y triticale (100.000 t).

La actual campaña que se inició el 1 de julio de 2015 partía de unas existencias en stock de 4,37 Mt, con lo que sumado a la producción y a las importaciones, sumaban unas disponibilidades de oferta para la misma de 37,05 millones de toneladas.

En relación a la demanda, el consumo interno previsto es de casi 32,21 Mt, de las cuales para alimentación animal van un 72,4% del total y casi 23,31 Mt; para alimentación humana, cerca del 15% y 4,79 Mt; a usos industriales, un 9,2% y 2,96 Mt (1 Mt para fabricar bioetanol), y a su uso para semillas un 3,3%, con 1,06 Mt, quedando como pérdidas otras 111.100 toneladas.

A la exportación en 2015/16  apenas van 990.000 toneladas, de las cuales 500.000 t corresponden a trigo duro; 200.000 t a trigo blando; 90.000 t a maíz y esa misma cantidad también da vena; solo 70.000 t a cebada; 20.000 t de sorgo; 15.000 t de centeno y 5.000 t de triticale.

En total, las utilizaciones para consumo interno y para exportación suman 33.225.500 t, un 0,5% y casi 154.000 t más que en la campaña 2014/15, dejando unas existencias en stock para finales de campaña (30 de junio de 2016) de 3,82 Mt, un 12,6% y casi 550.000 toneladas menos que al final de la anterior.

Balance UE

 Por su parte, la Comisión Europea prevé una producción de 307,6 Mt en la UE para la campaña 2016/17, que se inicia el próximo 1 de julio, apenas un 0,7% y 2,2 millones de toneladas menos que en la precedente, así como unas importaciones de 16,8 Mt, un millón menos que en la actual campaña, frente a unas exportaciones de 40,7 Mt, unos 4 millones menos que en la presente.

Sumando unos stocks al inicio de 45,5 Mt, las disponibilidades totales en el mercado podrían alcanzar los 370 Mt (373,1 Mt en 2015/16), de las cuales 281,5 Mt se utilizarían (65,9 Mt para consumo humano; 9,6 Mt para semilla, 32,6 Mt para industria (11,5 Mt para bioetanol) y 177,4 Mt para alimentación animal.

Foto: www.asaja.com

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015