ENESA trabaja en un seguro agrario que cubra los riesgos del exceso de volatilidad de los mercados

El director de la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (ENESA), José María García de Francisco, informó que se viene trabajando en un estudio sobre la posible implantación de un seguro de ingresos, rentas o precios para el sector agrario, que cubra no solo los riesgos ligados  a factores naturales, sino también los derivados de la elevada volatilidad de los mercados.

García de Francisco participó la pasada semana en la jornada sobre asesoramiento técnico sobre los seguros agrarios en el tomate y cultivos de regadío, celebrada en el marco de la XXIX edición de la feria internacional Agroexpo, donde subraó el valor del Seguro Agrario como una de las herramientas más eficaces para el mantenimiento de las rentas de agricultores y ganaderos.

Durante su intervención, García de Francisco señaló que la existencia de políticas públicas de apoyo a la gestión de los riesgos agrarios se justifica por el elevado nivel de riesgo al que se enfrenta la actividad agraria, y ante el hecho de que la mayoría de estos riesgos tengan su origen en factores cuyo control se encuentra más allá del alcance de los agricultores.

Sobre esta cuestión, el Director de ENESA apuntó que en España la principal política pública es el Sistema de Seguros Agrarios Combinados, en el que participan los diferentes actores interesados (Administración pública, sector agrario y compañías aseguradoras), donde ENESA actúa como órgano de coordinación y enlace del sistema.

Así, a lo largo de sus más de 37 años de experiencia, nuestro sistema de seguros agrarios ha alcanzado un grado de desarrollo que lo convierte en un referente a nivel internacional, aseguró García de Francisco, quien, además explicó que, gracias al mismo, la ayuda pública se concede en el momento de la contratación de la póliza de seguro, mientras que las indemnizaciones en caso de siniestro o desastre natural se pagan a través del seguro.

De este modo, los pagos a los agricultores y ganaderos afectados se tramitan de forma mucho más ágil y sencilla, en un plazo medio de 45 días tras el siniestro.

 Como ejemplo del buen funcionamiento de este sistema, el director de ENESA citó la cobertura prestada por los daños producidos por los temporales de granizo y fuertes vientos que sufrió la comarca de Don Benito durante la primera semana de julio de 2016 y que afectó gravemente a diferentes cultivos, sobre todo al tomate para industria. Los agricultores afectados por estas adversidades meteorológicas  recibieron indemnizaciones de 11,8 M€, de los que 7,8 millones fueron para tomate y pimiento.

Por último, García de Francisco comentó que el sistema español de seguros agrarios tiene un carácter dinámico y flexible. También ha indicado que ENESA mantiene su compromiso de continuar con su desarrollo y perfeccionamiento.

En línea con este compromiso, el 38º Plan de Seguros Agrarios Combinados (aprobado en diciembre de 2016) contempla, entre los trabajos a desarrollar, el estudio sobre la posible implantación de un seguro de ingresos, rentas o precios para el sector agrario. Este tipo de seguros cubriría no sólo los riesgos derivados de los factores naturales, sino también los ligados al funcionamiento de los mercados.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015