El consorcio cooperativo hortofrutícola italiano VOG cumple 70 años

El 24 de agosto de 1945 es la fecha oficial que marca el nacimiento del VOG, el consorcio de las cooperativas hortofrutícolas del Alto Adige. Hoy día se trata de la mayor organización en la comercialización de las manzanas en Europa y una de las instituciones más importantes de la economía del Alto Adige.

El VOG fue fundado al término de la Segunda Guerra Mundial en un clima de reconstrucción y de enormes dificultades. En aquel lejano 1945 Europa está en ruinas, el puerto del Brennero se ha cerrado y Alemania ha sido ocupada por los aliados. Muchos mercados se han perdido y la situación de la fruticultura del Alto Adige raya en la desesperación. Muy pronto se toma conciencia de que la ardua empresa de la recuperación no puede ser solucionada por una sola cooperativa: es entonces cuando Josef Ungericht, presidente de la cooperativa de fruticultores CAFA, de fuerte carácter y mentalidad independiente, logra convencer a las demás cooperativas de la necesidad de colaborar de manera más estrecha para afrontar con un esfuerzo colectivo la nueva y compleja situación económica. Así nace el consorcio VOG.

A las nueve cooperativas fundadoras se suman pronto muchas otras. En 1999 se produce la unión con ESO, otra organización de productores del Alto Adige. Tras las diversas fusiones en 2011, las cooperativas pasan de treinta y tres a dieciséis, una de ellas especializada en la elaboración del producto biológico. Forman parte de la misma 4.938 socios productores que, en una superficie de unas 10.700 hectáreas, cosechan unas 650.000 toneladas anuales de fruta de alta calidad.

«Actualmente el VOG celebra su septuagésimo aniversario», subraya Georg Kössler, presidente del consorcio, «una etapa muy importante que nos brinda la oportunidad de recordar nuestra historia y al mismo tiempo de intentar trazar las perspectivas futuras.»

«El sistema de las cooperativas, que en el Alto Adige atesora una tradición que va mucho más allá de los setenta años del consorcio VOG, está estrechamente vinculada al desarrollo de la agricultura de nuestra tierra», afirmó Gerhard Dichgans, director del consorcio. «La estructura comercial basada en las mismas no solo ha garantizado la existencia de las empresas frutícolas pequeñas, sino que en el curso de los años incluso ha hecho posible la evolución hacia un cultivo especializado, moderno y competitivo de la manzana capaz de alcanzar un altísimo nivel cualitativo».

El VOG y sus socios se han tenido que adaptar continuamente a los repentinos cambios del mercado, que han llevado a nuevos métodos de cultivo, nuevas variedades de manzana en línea con los gustos de los consumidores y también a nuevas inversiones en las estructuras de conservación, selección y empaque de la fruta.

«El 2010 marcó una etapa fundamental en nuestra estrategia empresarial: la comercialización se centralizó en el consorcio VOG. El objetivo es el que siempre nos ha guiado: reforzar nuestra competitividad en el mercado para garantizar un futuro a nuestros asociados también en los próximos decenios», explicó el director.

«El VOG ha logrado convertir la manzana del Alto Adige en un producto sinónimo de alta calidad en el ámbito mundial», termina Kössler. «Hemos podido escribir esta historia de éxitos gracias a la colaboración de los 4.938 socios del consorcio, que en todos estos años nos han dado su confianza. A ellos les damos las gracias. Seguir escribiendo esta historia en el futuro es nuestra misión».

Con ocasión de su 70° aniversario VOG también cambia su logo. Como explicó Sabine Oberhollenzer, responsable de relaciones públicas del VOG, el nuevo logo presenta un grafismo de notable fuerza expresiva que transmite a la imagen del consorcio una impronta más moderna, que sin embargo se mantiene en armonioso equilibrio con las características cromáticas y estilísticas del pasado.

Confianza ante la nueva temporada de la manzana

De la temporada de la manzana que acaba de terminar ya se ha dicho todo. Empezó con un sinfín de dificultades y ha terminado mejor de lo previsto: se han colocado todas las manzanas e incluso las últimas Golden Delicious en stock se agotarán durante la primera semana de septiembre.

Pero ¿qué perspectivas ofrece la nueva temporada de la manzana, que acaba de comenzar con la recolección de las primeras manzanas Royal Gala?

Las estimaciones de la producción europea se hicieron públicas a principios de agosto en el congreso Prognosfruit, que se celebró en Merano, en Alto Adige/Südtirol. Si estas previsiones son exactas, se espera una óptima cosecha en cuanto a cantidad, de unos 11,9 millones de toneladas (que, no obstante, será un 5% menos que en 2014). Polonia, primer productor de manzanas de la UE-28, se consolida al volver a lograr, como en el año anterior, una cosecha récord, con 3,75 millones de toneladas.

La pregunta clave ahora es si se repetirá en 2015 lo ya visto en 2014, teniendo en cuenta que el Gobierno ruso acaba de anunciar su insistencia en el embargo a las importaciones de frutas y hortalizas procedentes de Europa, anuncio acompañado por operaciones no solo simbólicas de destrucción de productos importados ilegalmente, echados a la hoguera.

«Estoy convencido de que la nueva temporada comenzará con un clima de confianza recobrada», afirma Gerhard Dichgans, director del Consorcio VOG. «En primer lugar, porque Polonia tendrá muchas opciones para colocar su cosecha récord: las ayudas comunitarias recién confirmadas por Bruselas, de las que Polonia es el primer país beneficiario, permitirán distribuir varios cientos de miles de toneladas más en acciones de beneficencia. La industria de la transformación necesita grandes cantidades para el zumo y está dispuesta a pagar precios más altos que los del otoño pasado. Además, los exportadores polacos han demostrado que pueden hallar nuevos mercados para dar salida a su surtido varietal».

Con la excepción de Polonia, la producción en Europa occidental se presenta mucho más equilibrada que en 2014. Faltan manzanas en Alemania, Países Bajos y Bélgica, y la previsión del 5 % menos en Italia probablemente se deberá revisar a la baja una vez terminada la cosecha, cuando podamos hacer nuestros cálculos teniendo en cuenta todo lo entregado, tras las semanas de clima tórrido y seco de los meses de julio y agosto. Solo Francia brinda cifras al alza, con un +8 % nada sorprendente considerando la escasez de la cosecha de 2014.

Además, el arranque de la nueva temporada se verá influido por todos los factores positivos de los últimos meses: un mercado «limpio», sin stocks de la cosecha anterior; pocas manzanas importadas del hemisferio sur y estas pocas cotizadas a precios altos; un consumo de manzanas recuperado, sin duda estimulado por los precios bajos fijados en los puntos de venta.

«Y, por último – comenta Dichgans – un cambio euro-dólar que favorece nuestras exportaciones. La temporada pasada, la Europa de los ’28’ exportó aproximadamente 1.450.000 toneladas de manzanas, con un incremento del 17 % con respecto al período anterior. Los destinos mediterráneos y norteafricanos funcionaron mejor la temporada pasada; esta tendencia positiva podría verse consolidada en los próximos meses».

La cosecha de 2015 de las dieciséis cooperativas del grupo VOG invita al optimismo, con un volumen estimado de -12 % con respecto a la recolección récord de 2014. Las Royal Gala probablemente no alcanzarán los números del año anterior. También presentan un ligero descenso (del 8 % al 13 %) las estimaciones relativas a los tipos Fuji, Golden Delicious y Red Delicious. Decremento neto en el caso de las Granny Smith y las Braeburn, que el otoño pasado lograron una cosecha récord.

Más allá de las seis variedades «clásicas», se constata una menor cosecha de la manzana Pink Lady, mientras que se confirman los volúmenes de Jazz, Modì y Kanzi. Para terminar, se recogerán las primeras toneladas «comerciales» de Envy, la nueva manzana presentada el pasado otoño y que ha suscitado una gran expectación en el mercado.

 

 

 

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015