Educación y Desarrollo Rural impulsan la FP en los sectores agrario, medioambiental y agroalimentario de Aragón

La consejera de Educación, Cultura y Deporte, Mayte Pérez, y el consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona, del Gobierno de Aragón firmaron el viernes 11 de noviembre un protocolo de colaboración entre los dos Departamentos para impulsar la Formación Profesional relacionada con los sectores agrario, medioambiental y agroalimentario y mejorar la formación y capacitación de los profesionales del sector.

La colaboración interdepartamental permitirá analizar las necesidades formativas de los agricultores y diseñar una oferta que cubra sus demandas: qué tipo de formación necesita el colectivo, cómo pueden los agricultores rentabilizar su experiencia laboral y su formación ligada a una actividad profesional, posibilitando que se les reconozcan oficialmente sus competencias profesionales.

Con este protocolo, se colaborará en la formación continua de los profesionales a través de la red de centros públicos integrados de FP, los institutos de Secundaria y las acciones formativas para el empleo. Además, se analizarán las cualificaciones demandadas en el sector para elaborar un estudio o mapa de la empleabilidad.

Por otro lado, se van a impulsar procedimientos para reconocer competencias profesionales adquiridas por experiencia profesional en estos sectores y se colaborará en la información y orientación profesional al alumnado de todas las etapas educativas (desde Primaria) con el objetivo de impulsar las profesiones del sector e incrementar el número de titulados en estas familias profesionales.

Ya desde mayo se está impulsando el reconocimiento de competencias de profesionales en materia de prevención y extinción de incendios forestales en el Centro Integrado Pirámide de Huesca, y este mes de septiembre ha comenzado a desarrollarse la convocatoria para el reconocimiento de competencias de trabajadores en el sector de aprovechamientos forestales.

El protocolo lo han firmado hoy en el Centro Público Integrado de Formación Profesional (CPIFP) San Blas de Teruel, en el que estudian cerca de 200 alumnos. Los consejeros han recorrido las instalaciones de este centro y han podido ver las aulas de tecnología, los viveros y la sala homologada de recogida de residuos peligrosos.

La consejera Mayte Pérez recordó que los centros integrados de FP de las familias profesionales agrarias (Montearagón de Huesca, Movera de Zaragoza y San Blas de Teruel) deben desempeñar un papel especialmente relevante y configurar una red puntera que haga realidad el sistema integrado de FP.

Esto debe hacerse poniendo el acento en los destinatarios de la formación y debe servir para desarrollar vínculos con el sistema productivo de su entorno, colaborando con las organizaciones empresariales y sindicales en la detección de las necesidades de formación del personal en activo, en la organización y gestión de planes de formación y en la organización y gestión de servicios técnicos de apoyo a las empresas.

“La formación permite capacitar a los alumnos para afrontar el reto de las nuevas tecnologías en las actividades agrarias y para superar con éxito los constantes cambios en los mercados”, explicó Mayte Pérez.

La consejera recalcó que la FP es una apuesta clave del Gobierno de Aragón y que en casos como el centro San Blas se posibilita que, además de la formación reglada vinculada a la actividad agrícola y forestal, haya certificados de profesionalidad y acreditación de competencias.

“Lo que significa reconocer al personal que se dedica a lo largo de su vida a realizar una actividad, pero que no ha tenido la formación necesaria y, por tanto, no tiene reconocido oficialmente su trabajo bien hecho”, añadió. Pérez agradeció la colaboración de la CEOE en Teruel, que asume la inversión que supone aportar asesores para acreditar a las personas que desarrollan una actividad profesional y no tiene un reconocimiento oficial.

Por su parte, el consejero Joaquín Olona resaltó la necesidad de incentivar la formación en el sector. “La FP es clave para afrontar los retos que nos brinda la agricultura. Es importante contribuir con la FP para prestigiar la profesión de agricultor. No es coherente que hablemos de la agroalimentación como sector estratégico -que lo es- y haya una carencia de formación agraria. Por eso apostamos por la formación”, comentó el consejero.

Como dato, recordó que menos del 20% de los jóvenes que se han incorporado al sector este año tienen la FP agraria que se considera conveniente. “Es un déficit que tenemos que resolver con urgencia. Los agricultores deben estar bien formados”, recalcó Olona.

En esta línea, anunció que se va a aumentar el peso de la Formación Profesional en la valoración de expedientes de concurrencia competitiva. Asimismo, aseveró que se va a trabajar para identificar las necesidades del sector y conseguir que la FP agraria en sus distintas ramas responda mejor a los retos de futuro.

Ampliación de la oferta formativa

En Aragón hay tres centros integrados de FP de las familias agrarias: Montearagón de Huesca, Movera de Zaragoza y San Blas de Teruel. Además, se imparte formación relacionada con el sector en otros centros aragoneses.

Como novedad, este curso se ha implantado un Grado Superior de Paisajismo y medio rural en CPIFP Montearagón (Huesca); un Grado Medio de  Elaboración de productos alimenticios en IES Martínez Vargas (Barbastro) y una FP Básica en Actividades agropecuarias en IES Río Arba (Tauste).

Además, se cuenta con nuevos certificados de profesionalidad, uno de Agricultura Ecológica, que se gestionará en el Montearagón de Huesca; en San Blas se implementan sendos certificados de ‘Instalación y Mantenimiento de Jardines y Zonas Verdes’ y de ‘Actividades Auxiliares en Aprovechamientos Forestales’; y en Movera, los certificados de profesionalidad de ‘Servicios para el Control de Plagas’, ‘Operación de Estaciones de Tratamiento de Agua’ e ‘Instalación y Mantenimiento de Jardines y Zonas Verdes’.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015