Doce futuros cocineros se inician en las tapas con Juan Pozuelo en La Tapa Solidaria de Madrid

Doce futuros cocineros se iniciaron en las tapas durante un taller impartido por el chef Juan Pozuelo. La iniciativa formó parte de la primera edición de La Tapa Solidaria de Madrid. Hasta el 15 de marzo, el certamen busca fondos para los proyectos contra la desnutrición infantil de Acción contra el Hambre y los programas de formación hostelera que Fundación Tomillo organiza por la capacitación laboral de núcleos vulnerables.

Celebrada en su Centro de Formación Antonio Orozco, la clase práctica puso el broche final a uno de sus cursos de operaciones básicas de cocina, restaurante y bar. A partir del próximo lunes 23, estos alumnos cargados de ilusión empiezan sus prácticas profesionales en La Taberna del Alabardero, La Botería del Café de Oriente y Cien Llaves, entre otros restaurantes.

‘Me gustaría desarrollarme en la cocina de proximidad, manejando productos que tenga a mano’, señala el alumno Nils Centeno. A este peruano de 26 años la afición le viene de familia: ‘mi tío materno dirige un restaurante de cocina rápida y una empresa de jamones cocidos en Lima’, añade. Los alumnos de Tomillo han preparado tres de las tapas de La Tapa Solidaria de Madrid: buñuelos de bacalao con salsa de miso rojo, de La Gastrocroquetería de Chema; semicrudo de entraña, de Gastro-taberna La Berenjena; y patatas bravas La Emualda, de Taberna La Emualda.

Tras la elaboración se procedió a la degustación de las tapas por parte de sus propios creadores: los chefs Chema Soler (La Gastrocroquetería de Chema), Rebeca Hernández (Gastro-taberna La Berenjena), destacada concursante de la última edición de Top Chef; y Samuel Pascual (La Emualda). ‘Han mejorado nuestras recetas’, reconoció Rebeca Hernández. ‘Ahora tienen que demostrar toda su ilusión en las practicas’, concluyó. ‘Todos compartimos la responsabilidad de que no pierdan ésa ilusión por el camino’, puntualizó Juan Pozuelo. ‘Han tratado una materia prima tan humilde como la patata con mucho cariño. La gente demanda el género de a pie’, valoró Samuel Pascual. Chema Soler no vio diferencias: ‘sus tapas han salido como tenían que salir’.

En busca de un puesto de trabajo en hostelería, el próximo lunes 40 jóvenes de entre 18 y 35 años afrontan el siguiente curso trimestral de operaciones básicas de cocina, restaurante y bar de Tomillo. Les esperan 250 horas teóricas y 100 prácticas.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015