El desvío comercial de manzana polaca por el veto ruso provoca sobreoferta en la UE

El Grupo de Contacto de Manzana de Francia, España e Italia, compuesto por representantes del sector de los tres países, se reunió el pasado 8 de abril, en Trento, Italia, para analizar principalmente el grado de internacionalización de esta fruta de pepita y, en especial, la necesidad de que se abran nuevos mercados de exportación, además del impacto negativo del veto ruso y de la reforma de las medidas de gestión de crisis de la OCM.

Los participantes de estos tres países resaltaron la importancia de la apertura de nuevos mercados para fomentar la exportación y destacaron que el veto ruso viene provocando una desviación de la producción de Polonia, primer país productor de la UE, al  mercado comunitario, provocando una situación de sobreoferta.

Por parte de la patronal española de productores y exportadores de frutas y hortalizas, FEPEX, se reiteró la importancia de mejorar las medidas de gestión de crisis y, en especial, el importe de la ayuda comunitaria para retiradas en el proceso de reforma de la OCM actualmente en curso.

En este ámbito, FEPEX destacó también la necesidad de prorrogar las medidas excepcionales por el veto ruso, considerando que Rusia constituye un mercado natural y de gran importancia para el sector comunitario de manzana. En 2013, año anterior a la aplicación del veto a las exportaciones comunitarias a Rusia, la exportación de la UE de manzana a Rusia ascendió 789.000 toneladas, un volumen aproximado que ha tenido que buscar un nuevo acomodo comercial.

Asimismo, el Grupo de Contacto franco-italo-español analizó el estado de la reforma de la norma de comercialización comunitaria y de la UNECE, presentando Italia una propuesta de modificación del listado de variedades, que fue apoyada por España.

La delegación de FEPEX en la reunión de Trento estuvo encabezada por el presidente del Comité de Pera y Manzana de FEPEX, Joan Serentill y responsables de AFRUCAT y FEPEX.

El comercio intracomunitario de manzana, que refleja la exportación e importación entre los Estados miembros de la UE, incluida la reexportación, se situó en 2,3 Mt en 2015, siendo Italia y Francia los  principales exportadores, junto con Polonia. Un año antes, en 2014, los principales exportadores fueron  Italia, con 565.123 t, y Francia, con 452.746 t, seguidos a gran distancia de Polonia con 299.000 toneladas.

No obstante, en 2015, las exportaciones de manzana de Polonia crecieron un 50%, situándose en 447.204 t,  superado a Francia en el ranking de primeros exportadores comunitarios. La exportación de Italia fue en el pasado año de 674.350 t, las de Polonia, 447.204 t y las de Francia 427.229 toneladas. Destaca también la exportación de Bélgica con 222.157 t y Países Bajos con 149.866 t, según datos de la Oficina Europea de Estadísticas, Eurostat.

España, por su parte, logró exportar 121.657 t de manzanas en 2015, un 7% más que en 2014, según datos de la Dirección General de Aduanas. En valor, estas ventas al exterior reflejaron una factura de 89,5 M€, con un incremento del 12%.

La realidad de España es que es, principalmente, un gran importador de manzanas, con 203.297 t en 2015, siendo los dos países vecinos Francia e Italia, sus principales proveedores con 73.785 t y 72.642 t, respectivamente en el pasado año.

Campaña ruinosa

Por su parte, la Federación de Cooperativas Agrarias de Cataluña (FCAC), que participó como representante de las cooperativas frutícolas españolas en la reunión tripartita del pasado 8 de abril, calificó la campaña de ruinosa para buena parte del sector productor catalán, debido a la fuerte competencia de Polonia en el mercado de la UE, por lo que solicitó la continuidad de las ayudas activadas a raíz del veto comercial ruso, pues los precios en origen siguen en muchas comarcas productoras por debajo de los costes de producción, situándose en niveles inferiores a los 23 céntimos de euro por kilo.

En concreto, en las comarcas de Lleida, donde predomina la manzana de la variedad Golden, la campaña de invierno ha resultado catastrófica, apuntó la FCAC, debido a la situación provocada por el veto ruso, que ha provocado un persistente hundimiento de los precios y un incremento de las existencias en stock, que se mantendrán hasta el inicio de la nueva campaña

La FCAC demanda el mantenimiento de las ayudas que se activaron a raíz del veto ruso, pero al mismo tiempo que se incrementen los precios de retirada de manzanas del mercado y se mejoren los sistemas de gestión de crisis graves para potenciar la capacidad de respuesta ante el derrumbamiento imprevisto del mercado.

Además, la Federación de Cooperativas Agrarias de Cataluña solicita mantener las actuales normas d comercialización comunitaria ante la propuesta de la Comisión Europea de flexibilizar esta regulación.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015