Deoleo “italianiza” su gestión tras la salida de Portela y su reestructuración para evitar disolverse

La dimisión de Rosalía Portela, como presidenta ejecutiva del grupo aceitero Deoleo, tras la Junta de Accionistas, y su sustitución por el actual consejero delegado, Pierluiggi Tosato, va a “italianizar” por completo la gestión ejecutiva de esta empresa, que se encuentra en un complicado proceso de reestructuración interna.

La hasta ahora presidente anunció su dimisión en la citada Junta, una vez cerrada la operación de reequilibrio patrimonial –reducción de capital social- de la empresa, que votaron los accionistas este lunes 5 de junio, dando por finiquitada la reestructuración del grupo, que cuenta con marcas de renombre como Carbonell, Bertolli, Carapelli o Koipe.

Encima de la mesa de la Junta se encontraba un recorte de su capital social de 323,3 M€, lo que supondrá una depreciación del valor nominal de sus acciones en unos 28 céntimos por título, según los cálculos realizados por la propia entidad.

Esta reducción permitirá a Deoleo dejar de incurrir legalmente en “causa de disolución”, es decir, que el patrimonio neto sea inferior a la mitad del capital. Este desequilibrio fue dado a  conocer el pasado 28 de febrero cuando la empresa aceitera española presentó sus resultados del pasado ejercicio, y fue justificado como consecuencia de los fuertes perjuicios económicos registrados durante los últimos años.

El pasado año, Deoleo registró unas  pérdidas que triplicaron las del ejercicio anterior, llegando  hasta 179 M€, debido también a que el Consejo de Administración de la empresa acordó registrar el deterioro de una parte de sus activos, actualizándolos a su valor real. Esta medida por sí sola ya tuvo un impacto de unos 96 millones de euros.

Desde entonces, Deloeo ha llevado a cabo un drástico plan de recortes para rebajar sus costes con la venta de activos, el cierre de dos fábricas y ha aplicado un expediente de regulación reempleo (ERE) tanto en España, como en Italia, etcéteera.

El principal accionista y socio mayoritario, el fondo de capital riesgo CVC, con el 50,01% del capital, que invirtió 250 M€ para relanzar la compañía, no parece dispuesto a aportar más dinero, después de que el valor de lo invertido quedara reducido a menos de la mitad.

Tampoco parece ser el caso de los accionistas financieros más relevantes, Caixabank, Unicaja y Kutxabank, que en conjunto suman otro 21% de las accione y que se vieron poco menos que “obligados” a permanecer en la empresa para “salvaguardar su españolidad.”

En un comunicado, Deoleo señalaba que con un quórum de asistencia del 76,39% a la Junta extraordinaria de Accionistas se aprobó la gestión y las cuentas correspondientes al ejercicio 2016, así como una reducción del capital de 323 millones de euros para restablecer el equilibrio patrimonial de la compañía.

Junto con la gestión y las cuentas de 2016, los accionistas dieron el visto bueno al informe anual de gobierno corporativo y al informe de remuneraciones de consejeros, entre otros acuerdos.

Los accionistas de Deoleo aprobaron las cuentas anuales del año 2016, en el que se registró un EBITDA de 46,1 millones de euros, esto es, un 30% más que en el ejercicio anterior.

El resultado neto del ejercicio fue negativo en 179 millones de euros. Estas pérdidas fueron originadas principalmente, según la empresa, por dos factores: por un lado, por la decisión del Consejo de Administración de registrar un deterioro de los activos por valor de 96,3 M€ para adecuar el balance a la situación actual de la compañía y para asentar el desarrollo futuro del grupo sobre una base sólida.

Además, añade la nota de Deoleo, el inesperado cambio en la normativa fiscal que se produjo en diciembre de 2016 tuvo un impacto de 53,3 M€, siendo esto lo que  llevó a la compañía a incurrir en causa de disolución.

Para superar esta situación, los accionistas aprobaron este lunes 5 de junio la propuesta del consejo de administración de ejecutar una reducción de capital de 323 millones de euros para restablecer el equilibrio patrimonial de la compañía. Esta reducción, que se lleva a cabo en términos de máximos para dotar de reservas a la compañía, se aplica mediante una reducción del valor nominal de las acciones en 0,28€ por acción.

Según el consejero delegado, Pieluiggi Tasoto, esta medida inaugura una nueva etapa en Deoleo: “A partir de ahora trabajaremos para relanzar el negocio y lograr una compañía cercana a la producción y orientada al consumidor, basada en la calidad de sus productos, su experiencia y la fortaleza de sus marcas”.

Por su parte, la presidenta ejecutiva Rosalía Portela,manifestó que “el nombramiento en septiembre de 2016 de dos directivos con máximas responsabilidades obedecía a la necesidad de acelerar el proceso de restructuración y redefinición de la estructura operativa de la compañía, el cual había que llevar a cabo en unos plazos marcados”.

Una vez culminada esta etapa y logrado el objetivo marcado, Rosalía Portela considera que “se inicia una nueva etapa para la compañía liderada por el señor Tosato en la que se centrarán todos los esfuerzos y recursos en el desarrollo del negocio y en la creación de valor para el accionista, sin que sea necesaria la existencia de dos consejeros con facultades ejecutivas”, añadió Portela.

Así las cosas, la hasta ahora responsable de Deoleo manifestó su voluntad de no continuar en el ejercicio del cargo de presidenta del Consejo de Administración, por lo que, en la sesión del consejo posterior a la  Junta de Accionistas, se ha nombrado presidente a Pierluigi Tosato, cargo que compaginará con el de consejero delegado.

Por su parte, el Consejo de Administración agradedió a Rosalía Portela su dedicación y compromiso, “gracias a los cuales ha sido posible culminar el proceso de reestructuración , que ha sentado las bases para el relanzamiento de la compañía”.


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015