Cooperativas prevé una cosecha de 21,5 Mhl en Castilla-La Mancha y un mercado ágil y sostenido

Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha, organización que representa más del 75% de la producción y transformación vitivinícola de la región, ha celebrado esta mañana su Asamblea de Vinos en Tomelloso para informar sobre las claves legislativas, productivas y comerciales de la próxima campaña vitivinícola 2017/18.

De este modo, y ante las puertas de una vendimia adelantada en dos semanas (marcada por una brotación temprana, intenso calor en primavera y verano, y la sequía estival) la organización prevé una estimación de cosecha de vino y mosto de 21,5 millones de hl. No obstante, si el calor sigue desgastando el viñedo de secano, esta cifra puede incluso ir a la baja. Por contra, si el ciclo hídrico cambia y aumenta antes de la cosecha, ésta podría incrementarse.

El pasado año Castilla-La Mancha tuvo una cosecha, aún provisional, de 24,22 millones de hl, por lo que las previsiones arrojarían una disminución de un 10,2%.

El portavoz vitivinícola de Cooperativas, Juan Fuente, ha declarado al comienzo de la Asamblea que “nos encontramos en una situación crucial para el sector, un momento histórico donde están sucediendo muchísimas cosas y muy rápidamente. Vamos a llegar a la vendimia con cierta incertidumbre pero la situación es buena, el mercado está activo y los precios repuntando”.

 

Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha cifra las previsiones en el ámbito nacional en 38,3 millones de hl, un 12,2% menos que la pasada campaña, es decir, 5,5 millones de hl menos, con bajada en todas las comunidades autónomas, salvo Canarias, pero con mayor incidencia en las del tercio norte peninsular (Galicia, Castilla y León, País Vasco y Navarra, sobre todo); aunque esta cifra estará muy condicionada por la principal comunidad autónoma productora que es Castilla-La Mancha.

En el contexto europeo, las heladas de primavera acaecidas en el pasado mes de abril hicieron mella en el viñedo europeo, afectando sobre todo a Francia, que a 17 de julio su Ministerio cuantifica en una pérdida del 17% de la producción respecto al año pasado, es decir, 8 millones de hl menos. También Italia, y otros países centroeuropeos, podrían completar una disminución global de 5,5 millones de hl, hasta alcanzar una producción en torno a los 148 millones de hl, suponiendo una notable disminución del 10-12% respecto a la campaña pasada.

Ante dichos datos, Juan Fuente ha hecho especial hincapié ante las bodegas cooperativas de Castilla-La Mancha “que se abastezca el mercado con productos diferenciados y de calidad, con el fin de obtener una mejor captación de valor y mayor reconocimiento en los mercados vitivinícolas mundiales”.

 Existencias de vino

Las existencias de vino evaluadas en la Asamblea arrojan cifras muy razonables para Castilla-La Mancha, en la media de las últimas 10 campañas, en torno a los 9 millones de hl de vino y mosto, de los que unos 7,75 millones de hl serían de vino; mientras que para España, haciendo proyección de los datos del INFOVI hasta finales de campaña (31 de julio), la organización cooperativa prevé unas existencias de vino alrededor de los 30 millones de hl, uno más que el año anterior, lo que supone un buen funcionamiento de las salidas, tanto en exportación (22 millones de Hls. de vino), como en las diversas salidas en el mercado interno, 17,50 millones de hl, de los que 10,2 serían debidos a consumo directo, y el resto otros usos industriales (destilación, vinagres, bebidas convino, aromatizados, etc.)

A parte de incidir en la nueva orden de reestructuración y reconversión de viñedo a ejecutar en 2018, también los responsables de las bodegas cooperativas han debatido sobre las próximas novedades legislativas, marcadas por los dos nuevos Reales Decretos que el Ministerio pretende publicar a finales del presente año 2017. Uno de ellos modificará el actual de Potencial Vitícola, que introducirá nuevos criterios de adjudicación de autorizaciones de plantaciones de viñedo a aplicar a partir de 2018; y el otro, para desarrollar el nuevo período quinquenal del programa de apoyo al sector vitivinícola español (2019-2023), con las mismas medidas que el anterior programa (reestructuración y reconversión del viñedo, promoción en países terceros, inversiones en bodegas y eliminación de subproductos), aunque con ciertas adaptaciones a la nueva normativa comunitaria.

Asimismo, Cooperativas valora positivamente la reducción del rendimiento máximo declarable de 40.000 a 30.000 kg/ha, como método de control que utiliza la Consejería de Agricultura para detectar posibles irregularidades en las declaraciones de cosecha realizadas a través del sistema informático DECOVI, dado que en la práctica no existen rendimientos de esa magnitud, y el mantenerlos permite la posibilidad de prácticas poco transparentes y perjudiciales para el conjunto del sector, animando a la Administración regional a estudiar incluso una mayor reducción.

 Susana García Dolla, nueva directora de la Organización Interprofesional del Vino Español (OIVE), ha informado a las bodegas cooperativas de la región sobre la marcha de la primera campaña de aplicación de la Extensión de Norma, la campaña publicitaria con la que se pretende promocionar el consumo de vino en el mercado interior, que “podría ser una realidad a partir del próximo otoño”, y sobre los proyectos varios en los que se está trabajando “en beneficio de todo el sector vitivinícola nacional”, según apuntaba la directora.

 

 

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015