¿Cómo ha quedado la Farm Bill 2014?

Resulta llamativo que la nueva Ley Agrícola de 2014 (Agricultural Act of 2014), aprobada por el Congreso de los Estados Unidos el pasado 7 de febrero, haya eliminado los pagos directos desacoplados, que es el paradigma internacional vigente y, de hecho, el adoptado por la nueva PAC 2014-2020.

Efectivamente, la nueva ‘Farm Bill’ estadounidense ha eliminado los pagos directos y contracíclicos, habiéndolos sustituido por una red de seguridad agrícola basada en precios e ingresos de referencia, así como en los seguros. Estos cambios, previsiblemente, incentivarán el crecimiento de la oferta de cereales y oleaginosas, ejerciendo con ello una presión a la baja en los precios del mercado mundial (IICA, 2014) protegiendo, al mismo tiempo, las elevadas rentas agrícolas logradas como consecuencia los elevados precios asignados por el mercado mundial a las materias primas agrícolas durante los últimos años. Pero también como consecuencia de una estructura agraria que, a diferencia de la nuestra, es capaz de transformar con eficacia los precios ventajosos en renta para los agricultores.

Con la nueva Farm Bill 2014, vigente como mínimo hasta 2018, los agricultores pueden elegir entre una Cobertura de Pérdidas por Precios (PLC) o una Cobertura de Riesgos Agrícolas (ARC), pudiendo optar sólo por uno de ellos. Ambos programas cubren la producción de cereales, oleaginosas, cacahuetes y, sólo de forma transitoria, algodón.

El programa PLC está previsto para el caso en el que los precios de mercado de los productos acogidos caigan por debajo del precio de referencia, en cuyo caso al agricultor recibirá un pago cuyo importe será el resultante de multiplicar la tasa de pago (diferencia entre el precio de referencia y el precio medio anual del mercado nacional) por el 85% de la superficie base del cultivo (la relativa al periodo 2009-2012) y por el rendimiento promedio correspondiente al periodo 2008-2012. Los productores inscritos en este programa no puedan alterar la elección de los cultivos durante toda la vigencia de la Farm Bill 2014.

El programa ARC permite acogerse a una referencia territorial (la del condado) o a una referencia individual. Los productores recibirán una ayuda cuando los ingresos del cultivo (rendimiento medio del condado por el precio nacional) caiga por debajo de 86% del ingreso de referencia: Éste se calcula en función del rendimiento promedio del condado o individual de los últimos 5 años y del promedio del precio nacional o el precio de referencia-el mayor de ellos para cada año-, calculado por separado para los cultivos de regadío y de secano.

Para cada cultivo cubierto en la explotación, el importe del pago es la diferencia entre el ingreso garantizado y el ingreso real obtenido, sin que el importe exceda del 10% de los ingresos de referencia del producto multiplicado por el 85 % de la superficie de base asignada a la explotación, cuando la referencia es la del condado, o el 65% cuando la referencia es la individual.

Los pagos están limitados a 125.000 $ por agricultor activo, pudiéndose considerar como tales ambos cónyuges. La limitación se aplica al total de los pagos para los productos abarcados procedentes de los programas PLC y ARC así como para las ayudas en forma de préstamos para comercialización. Se establece un límite separado de 125,000 $ para los cacahuetes. En el caso del algodón, los pagos de transición se limitan a 40.000 $ por año. No hay limitaciones de pago para las ayudas del programa federal de seguro de cosechas. Tampoco para la nueva opción de cobertura suplementaria (SCO), ni para la protección de ingresos habilitada para los productores de algodón de tierras altas.

El programa federal de seguro de cosechas proporciona seguros para proteger a los productores contra las pérdidas resultantes de los riesgos asociados no sólo a los rendimientos, sino también a los precios. Las compañías de seguros privadas venden el servicio y la Agencia de Gestión de Riesgos del USDA desarrolla y aprueba las primas, administra los subsidios de primas y gastos, aprueba y apoya los seguros ofrecidos y reasegura las empresas. La opción de cobertura suplementaria (SCO) ofrece a los productores una cobertura de seguro, basada en la superficie adicional en combinación con la cobertura de las pólizas de seguros de los cultivos tradicionales.

El programa ofrece una cobertura basada en el rendimiento medio o de los ingresos del condado. Y subvenciona a los productores el 65% del importe de las primas. Esta cobertura SCO no es aplicable para los productores que participan en el programa ARC o en el Plan de Protección de Ingresos (STAX), que ofrece subvenciones del 85% del importe de las primas correspondientes a las pólizas de seguro de ingresos a los productores de algodón.

Se establece el llamado Ingreso Bruto Ajustado (AGI), de modo que toda persona con un ingreso bruto ajustado anual superior a 900.000 $, incluyendo el ingreso no agrícola, no puede recibir pagos procedentes de los programas de cobertura de precios o ingresos, ni tampoco de los de conservación. La limitación no es aplicable para los programas de seguros.

Pero es la ayuda alimentaria, destinada a los propios estadounidenses con menos recursos, el programa que concentra la mayor parte del presupuesto agrícola (79,95%). Sin duda, este hecho ha resultado esencial para lograr la aprobación del Congreso de la nueva Farm Bill, dotada con 488.631 millones de dólares para el periodo 2014-2018, sobre todo si se tiene en cuenta que los agricultores suponen menos del 1% de la población activa de los Estados Unidos.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015