COAG reclama revisar en profundidad los acuerdos comerciales agrícolas extra-UE ante el Brexit

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) reclama a la Unión Europea que revise en profundidad los acuerdos comerciales agrícolas con países terceros, ante la demanda de salida del Reino Unido de la UE, puesto que para el cálculo de contingentes de entrada al mercado UE se tuvieron en cuenta los 65 millones de habitantes del Reino Unido y su consumo.

“Ahora ese importante flujo comercial agrícola desde terceros países no se produciría a la Unión Europea, sino directamente al Reino Unido y, por tanto, las cantidades con condiciones beneficiosas, que se han establecido para la entrada de importaciones, (tomate de Marruecos, por ejemplo) deben revisarse a la baja, para evitar la sobresaturación del mercado europeo y para ser coherentes con las nuevas realidad geopolítica”, argumentó Miguel Blanco, secretario general de COAG.

COAG también estará muy vigilante para evitar que, una vez más, el sector agrario sea el que pague las consecuencias de una decisión geopolítica. De hecho, ya estamos sufriendo una rigidez a la baja de las producciones al mercado británico, tras la depreciación de la libra (que encarece las importaciones), la caída de la confianza de los consumidores del Reino Unido (que reduce si consumo) y el aumento de la presión del mercado interno (otros países, habituales exportadores al Reino Unido, pueden dirigir esfuerzos hacia mercados de destino de las exportaciones españolas por el aumento de las dificultades en el mercado británico).

Cambios arancelarios

A todo ello, habría que añadir posibles aranceles, cambios legales (nuevas licencias o nuevos estándares de calidad) o impuestos a los productos procedentes de la UE si se produce una salida dura, tal como anunció la primera ministra británica, Theresa May.

España es uno de los principales suministradores de productos agrícolas no procesados al Reino Unido, con el 5,1% del total, y es el sexto país exportador de alimentos, con el 3,2% del total. Este destino representó el pasado año el 10,3% de nuestras exportaciones agroalimentarias, con un valor muy cercano a los 2.700 millones de euros.

Reino Unido tiene un creciente déficit comercial en hortalizas y España es el principal exportador de estas producciones, seguido de los Países Bajos, aunque debe tenerse en cuenta que en la mayoría de los casos las exportaciones de hortalizas frescas desde los Países Bajos se realizan con productos procedentes de otros países, con una alta presencia de verduras frescas españolas. En este subsector, el mercado británico representó en 2016 el 16,1% de nuestras exportaciones en valor.

En el caso de las frutas frescas ocurre lo mismo, en cuyo caso la participación española en las importaciones del Reino Unido durante el año pasado fue del 12,9%.

Otros sectores con gran potencial en Reino Unido son vinos (12%, segundo destino de los vinos españoles), carne de ave (7,5%) y carne de porcino (6,7%). Además, nuestro país es el principal exportador de aceite de oliva al Reino Unido, siendo cada vez mayor su aceptación por parte del mercado británico, a pesar de la elevada competencia de otros aceites vegetales más baratos, y del consumo tradicional de mantequilla y margarina en la cocina británica.

Grave preocupación

Por otra parte,  el COPA-Cogeca, la organización europea que agrupa a las organizaciones profesionales agrarias y a sus cooperativas en la UE, en una primera reacción a la decisión del gobierno del Reino Unido de activar el artículo 50 del Tratado de la UE para dar inicio al proceso de salida, mostró sus principales preocupaciones sobre las consecuencias de dicho proceso para los agricultores y las cooperativas agrícolas de la UE.

Pekka Pesonen, su secretario general, afirmó que “lamentamos la decisión del Reino Unido de dar inicio al proceso de salida de la UE. Creemos que los agricultores y las empresas agrícolas de ambas partes se verán gravemente afectados por esta decisión del gobierno británico. Y los consumidores, que hasta ahora han podido disfrutar de una buena gama de productos de calidad de toda Europa, también notarán los efectos”.

El Reino Unido es importador neto de productos agroalimentarios, por valor de 57.000 M€, y está plenamente integrado en el mercado único. Al mismo tiempo, el 60 % de las exportaciones agroalimentarias del Reino Unido (vacuno, cordero, carne de ave, lácteos, cereales) está destinado a la UE, lo que representa 11.000 millones de libras esterlinas para la economía del país.  Además el Reino Unido es un contribuyente neto al presupuesto comunitario.

“Por lo tanto, el COPA-Cogeca alberga graves preocupaciones acerca de los posible efectos del Brexit, en términos de potencial comercial y de presupuesto, para los agricultores europeos y sus cooperativas.

Los agricultores y sus familias no deberían pagar el precio del Brexit y esperamos que el gobierno británico cumpla con sus compromisos para con el actual marco presupuestario de la UE y también con los programas ya suscritos que se extienden más allá de 2020”, declaró.

Para esta organización, se deben hallar soluciones que permitan mantener el actual presupuesto de la Política Agrícola Común (PAC), cuyo coste representa menos del 1% del gasto público total de los gobiernos de la UE y que, a cambio, garantiza un abastecimiento de alimentos de calidad a 500 millones de consumidores, además de mantener la biodiversidad, el crecimiento y el empleo.

De igual manera, según el COPA-Cogeca, se debe evitar cualquier perturbación del comercio agrícola. De lo contrario, los agricultores y sus cooperativas terminarán por pagar dos veces el precio del Brexit, tanto en términos de presupuesto, como de perspectiva comercial. Todo ello puede tener repercusiones negativas para la economía de la UE en su conjunto, para el crecimiento y para el empleo. En este sentido, el COPA-Cogeca seguirá analizando detenidamente la situación.

 

 

Foto: www.bbc.com

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015