Castilla y León intensifica la vigilancia sobre la industria láctea ante el fin de las cuotas

La Junta de Castilla y León, ante el fin del sistema de cuotas del sector lácteo y dada la relevancia de este sector -la Comunidad es la segunda productora de España-, ha intensificado los controles administrativos y sobre el terreno para verificar que la industria cumple con la normativa europea de alcanzar acuerdos, con una duración de un año, para la compra/venta de leche con los ganaderos.

Fruto de este incremento de los controles la Consejería de Agricultura y Ganadería ha constatado que el Grupo de Leche Río S.A. ha estado recogiendo leche cruda de vaca sin contrato escrito a varios productores de León entre el 1 de octubre de 2014 y el 31 de enero de 2015. Este hecho se ha trasladado a la Agencia de Información y Control Alimentario (AICA) para que inicien los correspondientes expedientes sancionadores.

El sector lácteo en la Unión Europea ha estado regulado, hasta el pasado 1 de abril, por un sistema de cuotas por el que cada Estado miembro tenía asignada una producción láctea que no podía ser superada.

Para esta campaña, la 2014/2015, España tenía asignada una producción de 6.557.555 toneladas y a Castilla y León le correspondían 820.000 toneladas. La finalización de este sistema supondrá una mayor oferta de leche, lo que se plantea con incertidumbre ante la posible repercusión en los precios y como oportunidad dado que el consumo en España se sitúa en torno a 10 Mt -supone un 30 % más que la actual producción española-.

Obligación de suscripción de contratos

El Parlamento de la Unión Europea aprobó en febrero de 2012, y tras la recomendación de un Grupo de Expertos de Alto nivel del sector lácteo de Europa, una serie de medidas bajo la denominación de ‘paquete lácteo’ para mejorar el equilibrio de la cadena de valor en el sector lácteo. Dicha normativa ha sido incorporada para su aplicación en España y recientemente modificada mediante el Real Decreto 125/2015 de 27 de febrero.

Dentro de estas medidas destaca el contrato obligatorio, como garantía de estabilidad en las relaciones en la cadena láctea además de garantizar la recogida a los productores y el suministro de leche a la industria.

La duración mínima del contrato es de un año pero el productor, tal y como establece la normativa actualizada recientemente, puede rechazar esa duración mínima en supuestos debidamente justificados y que debe notificar a la autoridad competente de la comunidad autónoma donde radique su explotación a la mayor brevedad posible.

Todos los contratos, tal y como establece la normativa, deben estar recogidos en una única base de datos, denominada ‘Sistema unificado de información en el sector lácteo (INFOLAC)’.

Controles

Ante esta situación, la Consejería de Agricultura y Ganadería ha intensificado los controles para verificar que la industria cumple la normativa Europea de suscribir contratos con los productores, con una duración de un año, para la compra/venta de leche.

Se trata de incrementar las medidas de control y así defender a los ganaderos de la Comunidad frente al nuevo escenario del mercado de este sector.

Los controles que el Gobierno autonómico realiza son administrativos y sobre el terreno. En los primeros se realiza un cruce de datos de la información contenida en las diferentes bases de datos de contratos con las entregas de leche; en los segundos, se trata de controles sobre el terreno tanto a los compradores como a los ganaderos que distribuyen la leche a las distintas industrias.

Como complemento a los controles a compradores se hace un control sobre el terreno a dos suministradores de cada empresa con el objetivo de verificar: en aquellos casos en que el suministrador sea un ganadero, se investiga si se dispone de la renuncia expresa firmada al contrato de un año ofertado por el receptor.

Además, se comprueba que el suministrador conoce todos los elementos del contrato y en concreto aquellos que se refieren al precio y al cumplimiento de las condiciones de pago.

La Consejería de Agricultura y Ganadería ha realizado, desde el inicio de esta obligatoriedad y hasta el momento, 185 controles administrativos y sobre el terreno tanto a compradores como a productores.

De comprobarse mediante estos controles que las industrias no tienen suscrito contrato con los ganaderos se les remite una carta para que en el plazo de 10 días aporten justificación de la existencia de contratos con los ganaderos, iniciándose si no es así el correspondiente expediente sancionador.

Controles a Leche Río

Debido al incremento de controles y ante la denuncia de varios ganaderos de León, la Consejería de Agricultura y Ganadería inició en marzo un procedimiento de inspección sobre diferentes ganaderías comprobando las declaraciones que realizaron los ganaderos y visitando las explotaciones los inspectores.

Como consecuencia de este trabajo se ha constatado que el Grupo de Leche ío S.A. ha estado recogiendo leche cruda de vaca sin contrato escrito a varios productores de León entre el 1 de octubre de 2014 hasta el 31 de enero de 2015.

Una vez realizadas las inspecciones, la Consejería de Agricultura y Ganadería ha trasladado tanto las actas de los controles como todos los documentos recabados en las inspecciones a la Agencia de Información y Control Alimentario (AICA) para que inicien los correspondientes expedientes sancionadores, ya que al tener el domicilio social este grupo fuera de Castilla y León le corresponde a dicha agencia la tramitación de los citados expedientes.

Medidas de control de calidad al sector lácteo

Además, la Consejería de Agricultura y Ganadería realiza los siguientes controles de calidad sobre este sector en Castilla y León: control de trazabilidad de la leche cruda de vaca. Tiene por objeto verificar el cumplimiento de las exigencias establecidas para la trazabilidad de la leche cruda de vaca en relación con la identificación y registro de los centros lácteos y agentes implicados en la recogida, transporte, almacenamiento y tratamiento del producto así como los contenedores de leche y el registro de los movimientos de leche.

Estos controles se realizan sobre 87 centros de recogida, transformación y de operación que hay en la Comunidad y sobre 169 transportistas.

Además, se realiza el control oficial de la calidad de la leche cruda. Su objetivo es la protección de la salud pública así como de los intereses de los consumidores, según las normas comunitarias y nacionales relativas a la producción de leche cruda de vaca, y de oveja y cabra.

Dentro de este control se analizan residuos de antibióticos; colonias de gérmenes en leche de vaca, oveja y cabra y células somáticas en leche de vaca; higiene en las explotaciones; e higiene de cisternas de leche. En 2014, la Consejería de Agricultura y Ganadería realizó 985 actuaciones de control en esta materia.

También se realiza el control de calidad de la leche en la industria. Se trata de actuaciones de control de la calidad comercial y de las normas de etiquetado de los productos lácteos que se elaboran en las industrias de Castilla y León.

Durante los años 2009 y 2012 se llevaron a cabo campañas específicas de inspección de leche de consumo con el objeto de controlar la calidad y el etiquetado. En total, en el periodo 2017-2014 se realizó un total de 842 inspecciones de productos lácteos.

Relevancia sector

Castilla y León, con 820.000 toneladas, es la segunda comunidad autónoma en producción de leche de vaca, con el 13 % del total nacional. Se trata de un sector relevante desde un punto de vista social y económico al dedicarse 5.000 personas a este sector, entre los 1.600 ganaderos y los 3.400 trabajadores de industria láctea comercializadora de leche de vaca y productos derivados, y al generar 1.300 millones de euros anuales de actividad económica.

 

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015