Bruselas saca a subasta 22.150 t de leche desnatada en polvo almacenadas en la intervención pública

La CE anunció que subastará las primeras cantidades (22 150 t) de leche desnatada en polvo de las existencias de intervención pública este viernes 25 de noviembre, tras votar  los Estados miembros la propuesta. Ello, en un escenario en el que los precios medios de la leche en origen, al menos en España, aunque  se han recuperado algo, continúan estando muy debajo de los costes de producción.

Sin embargo, la medida refleja, a juicio de Bruselas, los signos alentadores de la recuperación que se observa en el mercado europeo de la leche, que cifra en un aumento del 10% del precio medio pagado a los productores en los últimos tres meses.

Después de una lenta desaceleración, no se han puesto más cantidades de leche desnatada en polvo en la intervención pública, desde septiembre de 2016, aunque esta medida de mercado permanezca abierta.

Con el fin de comprobar la reacción del mercado, Bruselas señala que limitará la cantidad de producto afectado por el procedimiento de licitación a sólo el 6% del total de 355 000 toneladas de leche desnatada en polvo almacenadas y retiradas de los mercados desde la apertura de la medida en septiembre de 2014  

En el marco de este procedimiento de licitación, los operadores europeos tendrán hasta el 13 de diciembre para presentar sus ofertas a las autoridades nacionales.

El comisario de Agricultura, Phil Hogan, señaló que “me complace decir que estamos viendo una recuperación en los mercados más afectados, aunque todos sabemos lo frágil que es la misma. Por eso, añadió, la Comisión actuará con la debida precaución y el proceso de licitación se someterá a una constante reevaluación para evitar cualquier perturbación innecesaria”.  Todas las medidas de apoyo establecidas por la Comisión para ayudar a los productores de leche, como el almacenamiento privado y la intervención pública, siguen en vigor.

Desde el sector productor, se considera que la medida propuesta por Bruselas y acordada es un serio contratiempo a la frágil recuperación de los precios de la leche en origen que, en muchos casos todavía, se sitúan por debajo de los costes de producción, con diferencias importantes entre colectivos de ganaderos.  Incluso desde el sector se había pedido a la CE que la liberación de esos stocks almacenados se destinarán como ayuda alimentaria a la población necesitada que carece de recursos o fuese a parar terceros países menos desarrollados.

Paquete lácteo

La Comisión Europea adelantaba, en el mismo día en que se anunciaba la salida de intervención pública de una parte de la leche desnatada en polvo para su subasta, su segundo informe sobre el funcionamiento del denominado «Paquete lácteo», un conjunto de medidas que se puso en marcha en 2012 con el objetivo de fortalecer la posición de los productores lácteos europeos en la cadena de suministro.

El informe muestra, según la CE,  que, después de tres años de aplicación, los agricultores europeos utilizan cada vez más los instrumentos que ofrece el «Paquete lácteo», como las negociaciones colectivas de cláusulas contractuales a través de las organizaciones de productores o el uso de contratos escritos.

La medida que permite la negociación colectiva se ha concebido para reforzar el poder de negociación de los productores de leche, mientras que los contratos escritos ofrecen una mayor transparencia y trazabilidad a los agricultores.

El informe estaba inicialmente previsto para 2018, pero, a la luz de las persistentes dificultades en el sector lácteo, Phil Hogan, comisario de Agricultura de la UE, decidió adelantarlo para finales de 2016. Este compromiso formaba parte de la serie de medidas de solidaridad para el sector lácteo anunciadas y aplicadas durante el año pasado.

Hogan afirmó que “el informe demuestra que hay medidas que podemos adoptar a nivel de la UE para garantizar a los agricultores del sector lácteo una mejor posición en la cadena de suministro. A raíz del informe del Grupo operativo sobre mercados agrícolas de la semana pasada, considero que este informe es una prueba más de la acción política, en el contexto del programa de trabajo de la Comisión para 2017».

El informe examina, asimismo, nuevas posibilidades para los agricultores del sector lácteo. Por ejemplo, pone de relieve el potencial de dos instrumentos clave del «Paquete lácteo» —las organizaciones de productores y las negociaciones colectivas—, que los Estados miembros y las organizaciones de productores y de agricultores todavía no explotan plenamente; el informe enumera también distintos medios para intensificar su eficacia tanto en la UE como en los Estados miembros.

En concreto, se anima a los Estados miembros a tomar las medidas necesarias para fomentar la creación de organizaciones de productores (OPs) que realicen actuaciones colectivas que rebasen la negociación colectiva, aumentando así el peso de los productores en la cadena de suministro de leche.

Además de estas recomendaciones, debería estudiarse la posibilidad de ampliar la función de las organizaciones interprofesionales.

El informe llega a la conclusión de que, para alcanzar todo el potencial de las medidas que ofrece el «Paquete lácteo», sería conveniente ampliar su aplicación más allá de 2020.

 Contexto

Aprobado por codecisión en 2012, el «Paquete lácteo» tenía por objeto reforzar la posición de los productores lácteos en la cadena de suministro de productos lácteos y preparar el sector para un futuro más sostenible y mejor orientado al mercado, intentando, en particular, aprovechar las lecciones de la crisis del mercado de la leche y de los productos lácteos de 2009. Los Estados miembros tienen la opción de que los contratos escritos entre agricultores y transformadores sean obligatorios en el sector lácteo, lo que permite a los agricultores negociar cláusulas contractuales colectivamente dentro de ciertos límites.

El «Paquete lácteo» también establece normas específicas de la UE para las organizaciones interprofesionales, que permiten a los agentes de la cadena de suministro de productos lácteos dialogar y llevar a cabo una serie de actividades, y los Estados miembros pueden, en determinadas condiciones, aplicar normas para regular la oferta de quesos con DOP/IGP. El «Paquete lácteo» consta también de medidas para aumentar la transparencia en el mercado.

Las medidas establecidas en el citado paquete se aplicarán hasta mediados de 2020. Se encargó a la Comisión que presentase informes en 2014 y 2018 sobre la situación del mercado y la aplicación de las medidas.

Esos informes, dirigidos al Parlamento Europeo y al Consejo, debían evaluar en particular los efectos sobre los productores de leche y sobre la producción láctea en las regiones desfavorecidas y debían presentar posibles incentivos para animar a los agricultores a celebrar acuerdos de producción conjunta.

En el marco del paquete de solidaridad puesto en marcha por el comisario Hogan en septiembre de 2015, el segundo informe, previsto para 2018, se adelantó a 2016 y se publica este 24 de noviembre.


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015