Bruselas adoptará medidas para evitar tensiones cuando desaparezca el sistema de cuotas de azúcar

La Comisión Europea pondrá en marcha un paquete de medidas para evitar tensiones ante la desaparición de las cuotas de producción de azúcar, prevista para el próximo 1 de octubre de 2017 en la Unión Europea, con el fin de no repetir los errores y las consecuencias adversas que ha supuesto la liberalización del mercado  lácteo el 1 de abril de 2015, según se anunció en el Consejo de Ministros de Agricultura de ayer 10 de octubre.

Al respecto, el comisario de Agricultura, Phil Hogan, destacó que se mantendrá el almacenamiento privado de azúcar; se impulsarán los acuerdos colectivos entre cultivadores de remolacha azucarera y empresas fabricantes de azúcar, y se protegerá al sector de las importaciones.

Asimismo, se creará un Grupo de Expertos del sector para abordar el periodo de transición que vendrá después del fin de las cuotas, con el fin de evaluar la nueva situación.

Al respecto, la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, rechazó que el cultivo de remolacha azucarera vaya a sufrir un colapso de precios parecido al que sufrió el sector lácteo, porque no son sectores comprables.

Hogan indicó, no obstante, que no se puede excluir un posible descenso de los precios del azúcar, ante las perspectivas de una posible volatilidad en el periodo inmediatamente posterior a la desaparición de las cuotas. El comisario añadió que la existencias de estos derechos de producción no significa necesariamente que no haya una volatilidad de precios”.

Mejoras en el lácteo

El Consejo de Ministros abordó también la situación complicada que vive el sector lácteo en el último año y medio, aunque el comisario Phil Hogan afirmó que ya existen señales positivas, porque los precios de la leche empezaron a aumentar a partir de agosto y, de media se incrementaron un 3% en agosto (hasta 26,4 céntimos por kilo) y se estima que hayan crecido hasta un punto más en septiembre.

El comisario señaló también que la medida para hacer frente a la crisis del sector lácteo, con una ayuda desglosada en dos partes, la primera con 150 M€ específicos para reducción la producción,  a la que se han acogido 52.000 productores de la UE, y 350 millones como ayudas para las pequeñas explotaciones ganaderas más expuestas a la volatilidad del mercado.

Instrumentos financieros

Por otra parte, los cambios propuestos en el reglamento “Ómnibus” al instrumento de estabilización de la renta, incluido en la política de Desarrollo Rural de la UE, son debidos a la infrautilización del mismo. La Comisión Europea cree que los cambios facilitarán su utilización por los Estados miembros y permitirán activar la ayuda cuando la pérdida de renta de la explotación se eleva al 20 %, en lugar del actual 30 %.

El secretario-General del COPA-Cogeca,  Pekka Pesonen, declaró que se trata de un paso positivo, puesto que debería ayudar a mejor la utilización del esquema y a orientar mejor el apoyo, particularmente para los sectores lácteo y vacuno”.

La propuesta de reglamento ómnibus incluye también algunos cambios en los instrumentos financieros para facilitar la obtención de un préstamo por los agricultores, sobre todo para los más jóvenes, en el marco de la política de Desarrollo Rural de la UE.

No obstante, Pesonen hizo un llamamiento para que se introduzcan más cambios, con objeto de garantizar una mejor reacción en tiempos de crisis, particularmente en los sectores lácteo y porcino.

Asimismo la propuesta comprende cambios en la definición de agricultor activo para ofrecerles a los Estados miembros mayor flexibilidad a la hora de precisar este concepto.

Pesonen advirtió de que esto podría conducir a diferencias significativas en la manera en que se aplican las normas en los Estados miembros y a una menor armonización del modo en que son aplicadas.

Añadió que respalda las reivindicaciones formuladas hoy por 18 ministros para revisar las propuestas de simplificación de las medidas de ecologización en el marco de la PAC, diciendo que algunas de las medidas propuestas por la Comisión Europea no facilitarán la vida de los agricultores. En particular, el hecho de que la Comisión esté considerando prohibir el uso de plaguicidas en proteaginosas en las superficies de interés ecológico (SIE) plantea un problema, ya que no contribuirá a la simplificación.

También ha recalcado la situación delicada de los mercados de los productos básicos, en los que los productores se ven afectados por los bajos precios de mercado y los elevados costes de los insumos.

El sector de cereales de la UE también se encuentra en estado crítico. Francia e Irlanda resultan gravemente afectados. La oferta mundial de cereales alcanza un nivel récord y el precio mundial del trigo se sitúa a su nivel más bajo en 10 años. “Por consiguiente, creemos que se les debería prestar apoyo de emergencia a los agricultores para evitar que entren en quiebra”.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015