El BOE publica la esperada Orden de rebaja de los módulos agrarios del IRPF de 2015

El Boletín Oficial del Estado (BOE) de este viernes 6 de mayo publicó la Orden HAP/663/2016,de 4 de mayo, por la que se reducen para el periodo impositivo 2015 los índices de rendimiento neto y el índice corrector por piensos adquiridos a terceros aplicables en el método de estimación objetivo del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) para las actividades agrícolas y ganaderas afectadas por diversas circunstancias excepcionales.

 En el anexo I de la Orden HAP/2222/2014, de 27 de noviembre, por la que se desarrollan para el año 2015 el método de estimación objetiva del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y el régimen especial simplificado del Impuesto sobre el Valor Añadido, se aprobaron los signos, índices o módulos aplicables a las actividades agrícolas, ganaderas y forestales que determinen el rendimiento neto de su actividad económica con arreglo a dicho método.

En el artículo 37.4.1.º del Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, aprobado por el Real Decreto 439/2007, de 30 de marzo, se establece que cuando el desarrollo de actividades económicas, a las que fuese de aplicación el método de estimación objetiva, se viese alterado por incendios, inundaciones u otras circunstancias excepcionales que afectasen a un sector o zona determinada, el Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas podrá autorizar, con carácter excepcional, la reducción de los signos, índices o módulos.

A este respecto, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha emitido informe por el que se pone de manifiesto que durante 2015 se han producido circunstancias excepcionales en el desarrollo de actividades agrícolas y ganaderas que aconsejan hacer uso de la autorización contenida en el citado artículo 37.4.1.º del Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

De esta forma, en el artículo 1 esta Orden se aprueba la reducción de los índices de rendimiento neto aplicables en 2015 por las actividades agrícolas y ganaderas afectadas por circunstancias excepcionales, las cuales se localizan en determinadas zonas geográficas.

Por razones de una mayor claridad para aplicar esta medida se ha optado por englobar estas reducciones en un anexo, en el cual se agrupan las reducciones por Comunidades Autónomas, Provincias, ámbitos territoriales y actividades.

En segundo lugar, como consecuencia del elevado impacto que ha tenido la sequía en el consumo de piensos durante el período impositivo 2015, el artículo 2 reduce, para dicho ejercicio, el índice corrector por piensos adquiridos a terceros aplicable a las actividades ganaderas, previsto en la instrucción 2.3.d) del anexo I de la citada Orden HAP/2222/2014.

Por su parte, con una finalidad meramente aclaratoria, la disposición final primera modifica el párrafo segundo de la instrucción 2.1 del el anexo I de la mencionada Orden HAP/2222/2014, de 27 de noviembre, con el fin de adaptarse, en los mismos términos que en la Orden HAP/2430/2015, de 12 de noviembre, que desarrolla el método de estimación objetiva para el año 2016, a la nueva terminología de las ayudas de la Política Agraria Común, aplicable desde 2015.

Por último, y sin relación con el contenido principal de la Orden, se incluye una disposición final segunda que modifica el artículo 3.a) de la Orden HAP/572/2015, de 1 de abril. Esta modificación tiene por objeto, de conformidad con los informes emitidos por la Abogacía General del Estado al respecto, alinear este precepto con lo establecido en el artículo 193.3.a) de la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General, según la redacción dada al mismo en la disposición final cuarta de la Ley Orgánica 3/2015, de 30 de marzo, cuya entrada en vigor se produjo el 1 de abril de 2015, que redujo de 0,22 a 0,18 euros la cuantía de la subvención prevista para gastos de envío directo y personal a los electores de sobres y papeletas electorales o de propaganda y publicidad electoral.

En su virtud, dispongo:

Artículo 1. Reducción de los índices de rendimiento neto, aplicables en 2015, por las actividades agrícolas y ganaderas afectadas por circunstancias excepcionales.

Los índices de rendimiento neto aplicables en 2015 a las actividades agrícolas y ganaderas desarrolladas en los ámbitos territoriales definidos en el anexo de la presente Orden serán los contenidos en éste.

Artículo 2. Reducción del índice corrector aplicable en 2015 por piensos adquiridos a terceros.

El índice corrector previsto en la instrucción 2.3.d) del anexo I de la Orden HAP/2222/2014, de 27 de noviembre, por la que se desarrollan para el año 2015 el método de estimación objetiva del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y el régimen especial simplificado del Impuesto sobre el Valor Añadido, quedará fijado, para el período impositivo 2015, con carácter general, en el 0,65. Cuando se trate de actividades ganaderas de explotación intensiva de ganado porcino de carne y avicultura, este índice será el 0,75.

Disposición final primera. Adaptación de la terminología de las Ayudas de la Política Agraria Común vigente en 2015.

El segundo párrafo de la instrucción 2.1 del anexo I de la Orden HAP/2222/2014, de 27 de noviembre, por la que se desarrollan para el año 2015 el método de estimación objetiva del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y el régimen especial simplificado del Impuesto sobre el Valor Añadido, queda redactado en los siguientes términos:

«Las ayudas directas desacopladas de la Política Agraria Común (pago básico, pago para prácticas agrícolas beneficiosas para el clima y el medio ambiente, pago para jóvenes agricultores y, en su caso, pago del régimen simplificado para pequeños agricultores) se acumularán a los ingresos procedentes de los cultivos o explotaciones del perceptor en proporción a sus respectivos importes. No obstante, cuando el perceptor de la ayuda directa no haya obtenido ingresos por actividades agrícolas y ganaderas, el índice de rendimiento neto a aplicar será el 0,56.»

Disposición final segunda. Modificación de la Orden HAP/572/2015, de 1 de abril por, la que se fijan las cantidades de las subvenciones a los gastos originados por actividades electorales para las elecciones locales de 24 de mayo de 2015.

Se modifica el apartado a) del artículo 3 de la Orden HAP/572/2015, de 1 de abril por, la que se fijan las cantidades de las subvenciones a los gastos originados por actividades electorales para las elecciones locales de 24 de mayo de 2015, que queda redactado en los siguientes términos:

«a) Se abonarán 0,18 euros por elector en cada una de las circunscripciones en las que haya obtenido representación en las Corporaciones Locales de que se trate, siempre que la candidatura de referencia hubiese presentado listas en el 50 por 100 de los municipios de más de 10.000 habitantes de la provincia correspondiente y haya obtenido, al menos, representación en el 50 por 100 de los mismos.»

Posición del Ministerio de Agricultura

El pasado 6 de abril comenzó el plazo para la presentación telemática (a través de Internet) de la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas del año 2015, plazo que comienza el día 10 de mayo para el resto de presentaciones.

En este contexto, según el Ministerio de Agricultura,  los agricultores y ganaderos se van a encontrar con novedades que suponen una atenuación de la presión fiscal, en atención a las circunstancias excepcionales ocurridas en 2015. De esta forma, se contemplan reducciones, a nivel nacional, para el ganado bovino de leche, cunicultura, ganadería extensiva, productos del olivo, tomate y cítricos.

El Magrama señala que el régimen de módulos del IRPF es el mayoritario entre los agricultores y ganaderos españoles. En concreto, es el sistema elegido por más de un millón de declarantes.

Las reducciones de módulos aprobadas hoy se traducen en una disminución proporcional de la base imponible, derivada de los rendimientos de la actividad agraria y, por tanto, del resultado de la declaración del IRPF. De esta forma, las reducciones establecidas, con carácter nacional, para la declaración de la Renta de 2015 de los agricultores y ganaderos, son las siguientes:

 

–      Apicultura (de 0,26 a 0,18)

 

–      Bovino de leche (de 0,32 a 0,16)

 

–      Bovino de carne extensivo      (de 0,13 a 0,09)

 

–      Bovino de cría extensivo (de 0,26 a 0,18)

 

–      Cunicultura (de 0,13 a 0,07)

 

–      Frutos cítricos (de 0,26 a 0,22)

 

–      Ovino y caprino de carne extensivo (de 0,13 a 0,09)

 

–      Ovino y caprino de leche extensivo (de 0,26 a 0,18)

 

–      Porcino de carne extensivo (de 0,13 a 0,09)

 

–      Porcino de cría extensivo (de 0,26 a 0,18)

 

–      Productos del olivo (de 0,26 a 0,22)

 

–      Tomate (de 0,26 a 0,22)

 

El Magrama recuerda  que en todos estos productos se produjeron circunstancias excepcionales en 2015, que modificaron la normal relación entre ingresos y costes que reflejan sus índices estructurales.

Ganadería, piensos y sequía

En el ámbito de la ganadería, el índice corrector por piensos adquiridos a terceros, aplicable cuando se adquieren fuera de la explotación piensos y otros productos que supongan más del 50% del importe de los consumidos, se reduce excepcionalmente a 0,75, en los casos de explotación intensiva de ganado porcino de carne y avicultura; y a 0,65 para el resto de las actividades ganaderas.

Por otra parte, la principal adversidad climatológica sobre las producciones agrarias en 2015 fue la sequía, que afectó a amplias zonas del país y, especialmente, a la mitad sur peninsular. La falta de agua perjudicó seriamente a las producciones de secano y limitó la disponibilidad de pastos en la ganadería extensiva. Por ello, se han establecido reducciones en las zonas afectadas en las producciones de cereales, leguminosas y oleaginosas, entre otras.

A partir de la información fiscal y agraria disponible, se estima que el conjunto de todas estas reducciones de módulos puede implicar, con respecto a un año normal, una rebaja de la base imponible de unos 413 millones de euros.

Electricidad para riego

Asimismo, la Orden HAP/2222/2014 introdujo con carácter permanente un coeficiente corrector que pueden seguir aplicando los agricultores que utilicen electricidad para el riego sobre el rendimiento neto de los cultivos regados, y que supone una reducción de un 20% del mismo.

Esta medida fue acordada por el Gobierno, junto con la exención parcial del 85% del Impuesto sobre la Electricidad para los regantes, con el objetivo de compensar el efecto sobre los regantes de la subida de las tarifas eléctricas del verano de 2013. Con estas medidas se da cumplimiento al compromiso del Gobierno al equiparar al colectivo regante con el resto de los sectores económicos, en lo que se refiere a impacto de la subida de los costes eléctricos.

Al mismo tiempo, destacar que esta orden establece en su disposición adicional primera una reducción de un 5% del rendimiento neto calculado por el método de estimación objetiva para 2015. Se trata de una medida extraordinaria de carácter horizontal que afecta a la totalidad de los agricultores y ganaderos que tributen en estimación objetiva, cuyo efecto es, por tanto, mayor que cualquier reducción de módulos específicos.

ASAJA

La organización agraria ASAJA se congratuló de la rebaja de módulos en la declaración del IRPF para paliar las pérdidas por sequía y manifestó, en un comunicado, que la rebaja “responde a una solicitud” formulada por esta organización desde comienzo de año, en las reuniones mantenidas con el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Según esta Asociación el conjunto de todas las reducciones de módulos puede implicar, respecto a un año normal, una rebaja de la base imponible de 413 millones de euros.

A falta de una comprobación más exhaustiva y detallada de las producciones y municipios afectados, esta organización valora la publicación de este apoyo fiscal “necesario para el sector”.

Asimismo, agradece el trabajo del equipo de la ministra en funciones de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina y del Ministerio de Hacienda.

COAG

Por su parte, el director técnico de COAG, José Luis Miguel, manifestó que, en principio, la orden recoge “bastantes” demandas relacionadas con los sectores ganaderos. Sin embargo, añadió que tendrán una valoración definitiva cuando se snalice en profundidad la normativa, por subsectores y por zonas, para conocer todos los detalles.

La Unión de Uniones

La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos valoró las reducciones aprobadas para los módulos de IRPF aplicables con carácter general a determinados sectores productivos por las circunstancias excepcionales sobrevenidas durante 2015, así como las mayores deducciones por la adquisición de piensos en la ganadería, pues permitirá no tributar fiscalmente por ingresos que realmente los agricultores y ganaderos no han obtenido.

No obstante, las crisis de algunos sectores y algunas áreas productivas han quedado desatendidas.  Entre las peticiones de la Unión está la reducción del módulo para cunicultura, así como la contemplación de la situación especial para la ganadería del precio de los piensos.

Esta organización considera que la rebaja de módulos aprobada para la ganadería extensiva se debería haber aplicado igualmente para determinada ganadería intensiva, como la de porcino, así como para la ganadería en régimen de integración, que está sometida a una crisis de precios muy grave desde hace tiempo.

La Unión de Uniones reconoce igualmente que las reducciones que se aplicarán en mayor o menor medida según territorios, pero con carácter prácticamente general para cultivos herbáceos, supone un alivio fiscal para los agricultores beneficiados.

Sin embargo, crítica que en determinadas zonas la aplicación de rebajas locales va a crear situaciones discriminatorias entre productores vecinos que se han visto afectados por las mismas circunstancias excepcionales y que deberían haber recibido en todos los casos el tratamiento más favorable.

Lamenta, igualmente, que no se hayan habilitado beneficios fiscales para el algodón, que el pasado año sufrió una problemática campaña de plagas, o, con carácter más general, para frutas y hortalizas, que arrastran una depresión de precios importante, entre otras razones, por los efectos del veto ruso.

Críticas del sector agrario valenciano

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), LA UNIÓ de Llauradors i Ramaders y Cooperatives Agroalimentàries de la Comunitat Valenciana denuncian que están recibiendo miles de quejas de sus asociados ante el caos y la confusión generada por el contenido de la orden del Ministerio de Hacienda publicada el pasado viernes que recoge una serie de mejoras en la tributación a través del sistema de módulos del IRPF para compensar así las graves pérdidas causadas en el sector agrario por diversas circunstancias excepcionales, entre las que destaca, en el caso de la Comunitat Valenciana, los efectos de una sequía que se prolonga ya durante cuatro años.

Las disposiciones decretadas por el Gobierno en esta materia se caracterizan, efectivamente, por una gran disparidad de criterios que resulta inaceptable y que está provocando un gran malestar entre los agricultores valencianos, quienes no logran entender que  un mismo cultivo radicado en localidades vecinas y que, por eso mismo, ha padecido con idéntico rigor las consecuencias de la sequía o de algún otro desastre climático reciba un tratamiento fiscal más favorable o más negativo por parte de Hacienda sin que exista razón objetiva alguna que explique o justifique esas diferencias.

Así, en producciones tan importantes y emblemáticas como los cítricos esas variaciones son tan acusadas que oscilan entre la tributación del 0,26 inicialmente prevista a una amplia gama de descuentos que abarcan desde el 0,22 hasta el 0,05. Lo mismo sucede en casos como los del caqui o las hortalizas, con rebajas que van del 0,37 inicial establecido para el caqui al 0,13 o al 0,05, mientras que en hortalizas esas variaciones se mueven entre el 0,26 y el 0,05.

Más incomprensibles e irritantes resultan aún los motivos que han llevado al Ministerio de Hacienda a dejar fuera de la orden a decenas de pueblos de la Comunitat Valenciana, cuyos agricultores no podrán acogerse a esta mejora fiscal a pesar de encontrarse en la misma y difícil situación que otros agricultores que, por el contrario, sí recibirán un tratamiento fiscal más favorable.

AVA-ASAJA, LA UNIÓ de Llauradors i Ramaders y Cooperatives Agroalimentàries de la Comunitat Valenciana exigen al Ministerio de Hacienda que rectifique de inmediato sus últimas disposiciones fiscales con el objeto de acabar con una discriminación que es profundamente injusta, que carece de toda lógica, que crea un agravio comparativo y que amenaza la rentabilidad de miles de explotaciones.

ASAJA Toledo

ASAJA de Toledo remitió un escrito al Ministerio de Hacienda en el que solicita la modificación de la Orden que regula la reducción de los índices de rendimiento neto del IRPF, correspondientes a la campaña de 2015, para determinadas producciones agrícolas y ganaderas, tras comprobar que la mayor parte de los municipios de la provincia de Toledo quedan fuera de las rebajas aplicadas por los efectos de la sequía.

ASAJA Toledo considera que la Orden publicada el 6 de mayo no recoge el pésimo año agrícola que fue 2015 en toda la provincia de Toledo a causa de la falta de agua, que ya se venía arrastrando del 2014, y que provocó una importante reducción de todas las producciones agrícolas de secano, dificultó la floración y cuajado en productos leñosos y frutos secos y la nascencia y desarrollo en herbáceos.

La organización agraria recuerda que, por ejemplo, la producción de aceite de oliva en Toledo fue de apenas 16.000 toneladas y en cultivos herbáceos se perdió casi la mitad de la cosecha y se quedaron sin segar muchas parcelas por toda la provincia.

Asimismo, ASAJA Toledo lamenta no se hayan tenido en consideración los daños ocasionados por las tormentas de finales de verano en municipios de las comarcas de La Jara, Torrijos y Talavera y que provocaron importantes pérdidas en olivar, frutos de cáscara y maíz a la hora de fijar la reducción de módulos por municipios.

Además de al Ministerio de Hacienda, la organización agraria remitió el escrito a la Subsecretaría del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, y se ha puesto en contacto con la Consejería de Agricultura para que desde el Gobierno regional se hagan las gestiones precisas ante la Administración central para solventar esta situación.

ASAJA Toledo recuerda que el sistema de módulos, por el cual los agricultores y ganaderos cotizan en función de unos índices de rendimiento neto aplicados a las distintas actividades agrarias, es el mayoritario en el sector.

 ASAJA Alicante

Jóvenes Agricultores ASAJA Alicante reclama al Ministerio de Hacienda que modifique urgentemente la nueva orden sobre la rebaja de los índices de rendimiento neto en la estimación objetiva del IRPF para cultivos afectados por inclemencias meteorológicas como, la sequía y los golpes de sol sufridos en 2015, principalmente, así como de pedrisco, heladas y lluvias persistentes.

En opinión de ASAJA, los nuevos módulos son un gravísimo error y se vuelve a marginar a la provincia de Alicante. El fallo de base se halla en la nueva fórmula del Consell de baremación de daños en cultivos, por la cual, sólo se recogen cifras estadísticas de las OCAPAS (oficinas comarcales de la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural) y no han tenido en cuenta los informes remitidos por las organizaciones profesionales y cooperativas agrarias, que somos los que estamos a pie de campo, los que peritamos y los que damos parte al seguro de las pérdidas y daños.

La consecuencia directa que ha tenido el nuevo procedimiento de Conselleria, es que las cifras obtenidas por pérdidas de inclemencias meteorológicas son totalmente incompletas y poco se corresponden con la realidad y, por ende, la orden aprobada por Hacienda de reducción de IRPF no sólo es insuficiente, sino que perjudica de lleno a tres de los cultivos más emblemáticos de la provincia de Alicante, como la uva de mesa, el níspero y la cereza, a través de una agravio comparativo y discriminatorio entre unos agricultores y otros.

Y es que, dentro de una misma comarca hay cultivos de unos pueblos que están incluidos, como es el caso de la Uva de Mesa de Monforte y Agost y el níspero de Altea, y otros, que sufren el mismo problema y se cultivan en la misma zona, como la uva de Aspe, Novelda, La Romana y Los Hondones, o al Níspero de Callosa, se han quedado fuera. Además, la cereza, que tuvo en 2015 pérdidas de más del 50%, inexplicablemente no está contemplada en la reducción.

“El error cometido por el Consell es garrafal. No se puede entender que cultivos de una misma comarca, con menos de dos kilómetros de distancia entre ellos, en unos pueblos tengan rebaja y en otros no, cuando tienen el mismo sistema productivo y padecen los mismos daños. ¿Por qué se contempla la rebaja la Uva de Mesa de Monforte y Agost y no la de Aspe y Novelda? ¿Por qué se incluye el níspero de Altea y no el de Callosa d´En Sarrià?

El Consell incurre en una injusticia sin precedentes que no podemos permitir porque esto afecta directamente a la renta de los agricultores de zonas gravemente perjudicadas con daños por la sequía de 2015 y, además, están propiciando un problema de competencia entre productores de un mismo cultivo y comarca”, denuncia el presidente de Jóvenes Agricultores ASAJA Alicante, Eladio Aniorte.

Asimismo, “la cereza de las montañas de Alicante, que afronta una de las peores cosechas de los últimos años por la sequía y las altas temperaturas en 2016, y que en 2015 sufrió un daño medio superior al 50% incluyendo pérdida alta de arbolado, se ha quedado fuera de la rebaja, con el peligro de extinción de productores de cereza que esto conlleva”, añade Aniorte.

Desde la organización de los agricultores y ganaderos de Alicante solicitamos a Conselleria que “vuelvan al sistema anterior de recogida de datos para la elaboración de los informes de los que salen las reducciones del IRPF y que tengan en cuenta los datos de las OPAS (Organizaciones Profesionales Agrarias) y las cooperativas de los pueblos, ya que los datos de las OCAPAS y de AEMET no sirven,  por sí solos, para realizar un análisis integral de la situación climática y de los daños alcanzados”.

Por todo ello, reclamamos al Consell que se reúna urgentemente con la Dirección General de Tributos y repare este “desaguisado”, que no tiene “ni pies ni cabeza” y que, de quedarse así, provocará un daño sin precedentes en la agricultura alicantina.

Cabe señalar que, en el año 2015, ASAJA Alicante realizó más de tres mil visitas al campo para evaluar los daños climáticos en el marco del seguro agrario. Por tanto, las organizaciones agrarias manejamos datos muy fidedignos de la situación de siniestros en el campo y consideramos que es inadmisible que no se tengan en cuenta en los estudios en los que se basa la aplicación de la reducción de módulos a los cultivos más castigados.

COAG Almería

Coag Almería registró sendos escritos dirigidos al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas y a la Subdelegación del Gobierno para que se modifiquen los módulos fiscales de los productores de la provincia.

La organización agraria solicita una reunión con el subsecretario de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Jaime Haddad, para reclamar una “solución urgente y rectificación” de la reducción de los índices de rendimiento neto aplicado al sector agrícola almeriense.

“Parece que al Gobierno se le ha olvidado cómo las riadas arrastraban camiones por las calles de Adra hace unos meses; unas lluvias torrenciales que anegaron y tumbaron decenas de hectáreas de invernaderos tanto en Adra como en El Ejido”, dijo el secretario general de Coag Almería, Andrés Góngora.

Añadió que entonces “todos vinieron a mancharse de barro y a llenarse la boca con promesas a los afectados hoy incumplidas”, apuntando que es precisa una rebaja fiscal “coherente” con las adversidades climatológicas y enfermedades que han sufrido los cultivos de la provincia.

Según explicó Andrés Góngora, la situación en el sector agrícola almeriense “es grave” y hay informes detallados y gráficos que así lo demuestran por lo que desde Coag Almería van a “pelear por una rebaja fiscal justa”.

Así, insistió en que se ponga en marcha una modificación urgente a través del sistema de corrección de errores y que el índice de rendimiento neto para los productos hortícolas sea del 0,09.

 

 

 

 


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015