Autorización del Magrama para que el sector pueda plantar 4.173 hectáreas de nuevo viñedo este año

Frente al 0,6% de las superficie vitícola plantada a 31 de julio de 2015, equivalentes a 5.752 hectáreas, propuestas inicialmente por el Ministerrio de Agricultura, al final, este departamento, tras consultar con organizaciones agrarias y la industria, FEV, comunidades autónomas y Consejos Reguladores de DOP/IGPs, autorizará, si Bruselas no pone objeción alguna, un 0,43% de esa superficie, equivalente a 4.173 hectáreas.

De acuerdo a la resolución provisional publicada en el BOE el pasado 30 de enero, por el que se fija para este año la superficie que se podrá conceder para autorizaciones de nuevas plantacions en todo el Estado y, además, establece las DOPs donde podrán aplicarse limitaciones a las nuevas plantaciones y restricciones a las solicitudes de autorizaciones de replantación y de conversión de derechos de plantación de viñedo del anterior régimen de plantación.

La superficie de viñedo de nueva plantación autorizara se queda, en todo caso, muy por debajo del límite máximo permitido por la reglamentación comunitaria del 1% de la superficie plantada, que para España hubiese supuesto permitir la plantación de hasta 9.587 hectáreas de nuevas cepas, tal y como aprobaron en su caso Francia y Alemania.

Se trata de una cifra por encima de las propuestas por las organizaciones del sector productor, que hubieran preferido autorizar mucho menos, ante lo que entienden como crisis de mercado, exceso de oferta y muy bajos precios -en comparación con Francia e Italia- de las uvas y del vino base. COAG, un 0,2% máximo, equivalente a 1.917 hectáreas; Cooperativas Agro-alimentarias, 0,25%, equivalente a unas 2.400 ha máximo, y UPA, mucho menos, el 0,001% por obligación de tener que poner un porcentaje superior al 0%, equivalente a menos de 10 hectáreas. ASAJA no planteó ningún porcentaje, pero consideró excesivo también el 0,6% recomendado inicialmente por el Ministerio.

Por su parte, la Federación Española del Vino (FEV), que declinó presentar alegaciones por ser la primera vez que se pone en marcha el nuevo sistema, criticó el argumento “técnico” expuesto por el Magrama para limitar las nuevas plantaciones, aunque nunca ocultó su deseo de que se llegara al máximo permitido del 1% para no privar al sector de su potencial de crecimiento.

La decisión del Magrama se queda también por debajo del porcentaje inicialmente planteado, que se correspondía a la cantidad equivalente a la media de hectáreas que se han venido transfiriendo entre particulares entre las campañas 2010/11 a 2013/14, y que asciende a 5.705 hectáreas.

El Ministerio de Agricultura ha planteado una propuesta que entiende equibrada y prudente, al ser éste el primer año de aplicación del nuevo régimen, que sustituye por autorizaciones, lo que antes eran derechos de plantación de viñedo, que ya no se podrán transferir entre particulares y que, por tanto, no tendrán un valor económico en el mercado.

Además, como también recordaron las organizaciones agrarias, existen aún 68.051 ha de derechos en cartera aún por ejecutar por parte de los viticultores de aquí a 2023, de los cuales un 22% y casi 15.000 ha caducan ya antes del próximo 31 de julio y el resto en los siguientes años.  Por tanto, o se ejecutan, es decir, se pide su conversión en autorizaciones y se plantan, o se pierden.

En este sentido, el Magrama desconoce, como parece lógico, cuántos de esos derechos pendientes de ejecutar se ejecutarán realmente en 2016, incluidos los que caducan este año, como tampoco es posible “a priori” conocer cuál será el impacto sobre la superficie plantada, teniendo en cuanta que, además, existen arranques de viñedo ligados a planes de reestructuración y reconversión vitícola, abandonos o cambios de cultivo…etcéera.

Recomendaciones

Por otro lado, el Magrama atendió las recomendaciones recibidas de varios Consejos Reguladores para limitar en su zona de influencia las nuevas autorizaciones. De tal forma, que en la DOP Bizkaiko Txakolina, las nuevas autorizaciones se limitarán a 3,92 hectáreas; en la DOP Navarra, a 56 ha; en la DOP Ribera de Duero, a 314 ha, y en la DOP Rioja, a 387 hectáreas.

También aceptó las recomendaciones de los Consejos Reguladores de las DOPs Bizkaiko Txacolina, Navarra y Rioja (apoyada también por su organización interprofesional) para poder aplicar restricciones a las autorizaciones de replantación, de manera que no se concederán solicitudes de autorizaciones de replantación de viñedo que destinen su producción a la elaboración de vinos de esas Denominaciones.

Asimismo, estimó las recomendaciones de las DOPs Bizkaiko Txacolina y Rioja para aplicar restricciones a las autorizaciones de conversión de derechos de plantación, de forma que no se aprobarán solicitudes que demanden esas autorizaciones  para producir vinos de esas de Denominaciones.

Tanto las restricciones de autorización de replantación de viñedo, como las de conversión de derechos en autorizaciones de plantación tendrán vigencia deun año, a contar desde la publicación en el BOE de la resolución, es decir, desde el pasado 30 de enero.

El Magrama rechazó las recomendaciones inicialmente recibidas, aunque luego no subsanadas, de las DOPs Cava (por la problemática que planteaba al superponerse con otras DOPs), Priorat, Utiel-Requena y Valencia.

Contra la resolución publicada en el BOE el pasado 30 de enero no queda agotada la vía administrativa, sino que podrá recurrirse en alzada ante el Secretario General de Agricultura y Alimentación del Magrama en el plazo de un mes, contado a partir del día siguiente a aquel en que tenga lugar su publicación en el BOE, es decir, más o menos, hasta el 2 de marzo.


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015