ASAJA prevé mermas del 50 %, hasta menos de 10 Mt, en la cosecha española de cereal de invierno

La organización profesional agraria ASAJA prevé que la cosecha de cereales de otoño- invierno caiga este año más del 49 % para situarse en apenas 9,92 millones de toneladas, ante la peor sequía de las últimas décadas, provocando fuertes pérdidas a los agricultores.

El presidente de la Sectorial de Cereales de esta organización agraria, Manuel Vázquez, afirmó en rueda de prensa que, principalmente, Castilla y León y Castilla-La Mancha, tendrán un mayor descenso que la media nacional, y producirán entre un 60 y un 70 % por debajo que el pasado año, debido a la que será, como consecuencia de la mayor sequía en estas zonas de los últimos 25 años, unido a las heladas de finales de abril y las tormentas de pedrisco puntuales que arrasaron algunas zonas.

En cambio, recalcó Vázquez, en Andalucía se tendrá un “un año relativamente normal”, aunque con resultados dispares en función de cada zona, pero augurando “una calidad especialmente buena en trigos”.

ASAJA considera que las  pérdidas serán cuantiosas en toda España, porque muchos agricultores sólo recibirán en el mejor de los casos la mitad de los ingresos, pero en el peor otros muchos no percibirán nada, porque no aseguraron siquiera sus siembras.

Una situación en la que se encuentran casi dos terceras partes de la superficie, dado que, el grado de aseguramiento es muy bajo. Según ASAJA de 5,9 millones de hectáreas de superficie de cereal de invierno sembradas apenas 2,35 millones tienen seguro, ya que estas líneas de aseguramiento son “poco incentivadoras” para los propios agricultores.

En este sentido, desde esta organización agraria se defendió el sistema español de seguros agrarios, pero a la vez se pidió ajustes para que se adapte mejor a la realidad del cultivo y a situaciones de extrema siniestralidad, como la que está padeciendo el sector este año, de forma que el propio agricultor vea es incentivador y que merece la pena asegurarse.

De los 9,92 Mt de cereales “paja”, previstos para la nueva campaña de comercialización 2017/18, unos 3,06 millones serán de trigo blando, con un recorte del 56 % sobre la cosecha anterior; otros 4,9 millones, de cebada (-47 %); 1 millón, de trigo duro (-3 %); 0,55 millones, de avena (-51 %); 0,11 millones, de centeno (-72 %) y 0,3 millones, de triticale (-40 %).

Las cifras calculadas por ASAJA son inferiores a las estimadas inicialmente a mediados de junio  por Cooperativas Agro-alimentarias (12,01 Mt) y los almacenistas y comerciantes de ACCOE (13,31 millones), aunque es previsible que se produzcan nuevos ajustes en el mes de julio que viene.

Por CC.AA., la organización agraria calcula 0,3 millones de toneladas de cereal para Extremadura; 2,1 millones para Castilla y León; 1,9 millones para Aragón; 0,65 millones para Navarra; 0,88 millones para Cataluña; 1,9 millones para Castilla-La Mancha; 2 millones para Andalucía y 0,19 millones para el resto.

Precios

En relación a los precios de mercado, Vázquez indicó que, a pesar de esta situación de escasez, apenas se han movido prácticamente de los niveles de mayo, aunque confía, pero sin garantizarlo, dada la fuerte dependencia que nuestro país tiene de estas materias primas del exterior, en que pueda cambiar la tendencia, como sería si se cumpliese la lógica de la teoría económica de ante una menor oferta, mejores cotizaciones.

Por su parte, el representante del Sector de Cereal y Oleaginosas de ASAJA en el COPA-Cogeca, Pedro Gallardo, incidió en que la sequía ha impactado no solo en la Península Ibérica, sino también en parte de Francia, Reino Unido y Europa del Este, lo que conllevará a “una importante reducción” de la cosecha de trigo y cebada en Europa, mientras se abren incertidumbres también para el maíz, con previsión de que sea inferior a los 300 millones de toneladas.

Gallardo recordó también que varios países del Centro y Norte europeos sufrieron bajas temperaturas, que previsiblemente incidirán en los rendimientos y en un menor volumen de cosecha de cereal.

Asimismo, reconoció que España tendrá que realizar fuertes importaciones de maíz (de Ucrania y países del Este, principalmente), de soja (desde América del Sur y desde Estados Unidos y de trigo de otros países europeos y de la zona del Mar Negro para abastecer su consumo interno humano y animal, que se sitúa en una media  de alrededor de 35 millones de toneladas cada año.

En situaciones normales, España importa entre 12 y 17 Mt cada ejercicio, según Gallardo, por lo que en la campaña que ahora empieza esa cifra podría irse más allá de los 20 millones de toneladas.

El también presidente de ASAJA Cádiz hizo hincapié en que las últimas previsiones mundiales del USDA hacen referencia a producciones de trigo estables, sobre 740 millones t y unos stocks de 260 Mt de este cereal, de las que prácticamente la mitad están en poder de China, país que está haciendo acopio de este grano, aseguró.

Por otra parte, Juan Fernández, experto en cultivos extensivos de Syngenta, que también participó en la rueda de prensa, abogó por incrementar el uso de semilla certificada en cereales, porque en su opinión mejora los rendimientos y permite luchar contra plagas y enfermedades.

En este sentido, Fernández valoró los avances, aun insuficientes, en el uso de este tipo de semillas de calidad, que han alcanzado ya una cuota de penetración del 32 %, cuando hace algunos años no pasaba del 20 %, acercándose a la media comunitaria que ronda el 50-55 % del total sembrado.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015