ASAJA y UPA piden completamentar con presupuesto nacional las ayudas UE al vacuno de leche

La organización agraria ASAJA de Castilla y León califica de “exiguo y totalmente insuficiente” el presupuesto que corresponderá a esta Comunidad del paquete de ayudas europeas para mejorar la liquidez de las granjas de vacuno de leche. Por eso,  pide que el Magrama y la Consejería regional complementen con presupuesto propio esta línea, como así lo permite Bruselas y, como previsiblemente, se hará en otros países europeos competidores de nuestros ganaderos. A esta petición también se une UPA.

El montante global de esta ayuda es de 350 millones de euros para toda la Unión, de los que 14,6 corresponderían a España. A Castilla y León, atendiendo a su peso productivo, el criterio más objetivo para efectuar el reparto, le estarían destinados 2,4 millones de euros, una cifra irrisoria a repartir entre los cerca de 1.400 ganaderos de la Comunidad Autónoma.

ASAJA considera que las administraciones nacional y autonómica “deben ser coherentes y demostrar más allá de las promesas que son conscientes de la ruina del sector lácteo, aportando cada una de ellas una cuantía igual a la que llegue de Europa”.

Cumpliendo esa hipótesis, se sumarían los 2,4 millones € de la UE, más 2,4 del Magrama, y otros 2,4 de Castilla y León, y “habría una partida de unos 7 millones de euros, que sin ser grande permitiría que este reparto solucione algunos problemas y sea un balón de oxígeno para el sector ganadero”.

La ayuda para mejorar la liquidez del sector lácteo es una medida muy importante porque está enfocada a fortalecer a las explotaciones para que puedan continuar abiertas tras este largo y duro periodo de pérdidas. Persigue, pues, objetivos diferentes de la ayuda para la reducción temporal de la producción de leche, también aprobada por la Unión Europea, que está enfocada a propiciar un ajuste del mercado, y que en estos días y hasta el próximo miércoles 21 de septiembre se está tramitando por las mismas entidades que gestionan la PAC, como es el caso de ASAJA.

Este apoyo consiste en una subvención de 14 céntimos de euro por cada litro de leche que se produzca de menos en el periodo de octubre-diciembre del presente año, con respecto al mismo periodo octubre-diciembre de 2015.

El problema de esta ayuda a la reducción productiva, tal como advirtió el presidente de esta  organización, Donaciano Dujo, es que en ganadería no es posible interrumpir unos meses la producción y luego retomarla: “una vaca ni es un reloj ni se desenchufa, o produce o no produce”, subraya.

Tarde y de forma desordenada

Por su parte, la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) considera que la medida de reducción temporal de producción de leche planteada por la Unión Europea “llega tarde”, porque el control de producción ya se ha hecho de forma natural y desordenada con el cierre de numerosas explotaciones familiares en España y en otros países de la Unión Europea.

Es por ello que esta medida pone de manifiesto “la falta de agilidad y de respuesta ante la crisis que está mostrando la maquinaria europea y de los propios Estados”.

Además, esta medida de reducción temporal es voluntaria y no establece un cupo de reducción obligatorio por países en función de su contribución al exceso realizado. De esta manera, “la medida se convierte en una trampa para los países deficitarios como España con un déficit próximo al 30% entre lo que producimos y la cantidad que consumimos”, explican desde UPA.

“La Comisión Europea y los países no han tenido el arrojo y la valentía hace unos meses de controlar la producción de manera obligatoria y proporcionada al exceso de producción de cada país”, advierte Santalla. De este modo, “se han adoptado medidas trampa que fortalecen a los países que históricamente han tenido más producción que necesidades para el consumo interno”, señala  el responsable de Ganadería de UPA, Román Santalla.

Desde UPA esperan que la otra ayuda destinada a aportar liquidez a las explotaciones, y que tiene que ser implementada próximamente, sea más justa y contribuya a apoyar a las explotaciones que “realmente lo han pasado mal en la crisis”.

“Necesitamos innovación en las soluciones con las que Europa pretende afrontar la crisis del sector”, afirma el secretario de Ganadería de UPA, quien añade, que ” la reducción de producción de leche ya se ha hecho “con prisas y a lo loco” ya que la crisis “se está llevando por delante” dos ganaderías de leche al día.

Por todo ello, UPA planteará al Magrama medidas encaminadas a fortalecer la producción y el mercado interno. “Es preciso duplicar el presupuesto con fondos nacionales y destinarlo a impedir que en España se sigan abandonando dos ganaderías de leche al día”, urge Santalla.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015