Aprobadas medidas excepcionales de gestión de recursos hídricos por sequía en el Júcar y el Segura

Se adoptan una batería de medidas temporales que permitirán incrementar el agua disponible, facultando a las Juntas de Gobierno y a los presidentes de los Organismos de Cuenca afectados a modificar temporalmente las condiciones de utilización del dominio público hidráulico.

El Consejo de Ministros aprobó, a propuesta del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, dos reales decretos que incluyen una serie de medidas excepcionales para la gestión de los recursos hídricos ante la situación de sequía que está afectando a las cuencas del Júcar y del Segura.

En concreto, en el caso de la demarcación del Júcar, la situación actual de reservas de agua no permite, en caso de no adoptar medidas extraordinarias, cubrir de modo adecuado las demandas de los diferentes sistemas de explotación.

Con el Real Decreto aprobado el viernes 8 de mayo se podrán poner en marcha un buen número de actuaciones temporales destinadas a incrementar el agua disponible hasta que los niveles de reserva se mejoren, así como distintas medidas administrativas para limitar los aprovechamientos de forma equitativa entre todos los sectores afectados.

Para ello, se prevé un incremento del agua disponible mediante la ejecución de obras de captación, así como la adopción de medidas que modifiquen las condiciones de utilización del dominio público hidráulico, como por ejemplo, la modificación de dotaciones de suministro y los criterios de asignación de recursos, la instalación de contadores de control de consumo o la realización de contratos de cesión de derechos.

 

Demacración del Segura

El Real Decreto por el que se declara la situación de sequía en el ámbito territorialde la Confederación Hidrográfica del Segura permitirá, por su parte, mejorar la situación hidrológica en la que se encuentran los aprovechamientos vinculados al
trasvase Tajo-Segura y la cabecera del Tajo, como consecuencia de la falta de precipitaciones durante el pasado año hidrológico, que, como ocurre en la cuenca del Júcar, está provocando que no se encuentren garantizadas las demandas de
agua en la actualidad.

En concreto, el Real Decreto permitirá incrementar el agua disponible, movilizando recursos no asignados de aguas subterráneas y procedentes de desalinización, así como adoptando medidas administrativas que permitan la reducción de pérdidas en el sistema y el aumento del control de los volúmenes utilizados.

 

Batería de medidas

Con la normativa aprobada se faculta a las Juntas de Gobierno y a los presidentes de ambas Confederaciones Hidrográficas a modificar temporalmente las condiciones de utilización del dominio público hidráulico, cualquiera que sea el título habilitante que haya dado derecho a esa utilización.

Por tanto, podrán tomar, entre otras, las siguientes medidas: reducir las dotaciones en el suministro de agua que sean precisas para racionalizar la distribución de los recursos hídricos, modificar los criterios de prioridad para la asignación de recursos a los distintos usos del agua, imponer la sustitución de la totalidad o de parte de los caudales concesionales por otros de distinto origen y de calidad adecuada para el uso al que está destinado, para racionalizar el aprovechamiento del recurso; así como modificar las condiciones fijadas en las autorizaciones de vertido, para proteger la salud pública, el estado de los recursos y el medio ambiente hídrico y el de los sistemas terrestres asociados; y modificar temporalmente las asignaciones y reservas previstas en los planes hidrológicos.

Además, junto a las atribuciones concedidas a las Juntas de Gobierno y a los presidentes de la Confederaciones Hidrográficas, se prevén también actuaciones relativas a la tramitación de los procedimientos afectados por la aplicación de las medidas excepcionales; la puesta en servicio y ejecución de sondeos y al régimen sancionador, entre otras.

También se refiere a las relaciones de estas dos Confederaciones Hidrográficas con las Delegaciones del Gobierno en las comunidades autónomas afectadas por estos dos Reales Decretos, que deberán estar informadas de estas medidas
contempladas para conseguir un mejor cumplimiento de las mismas.

Los dos reales decretos aprobados hoy entrarán en vigor el mismo día de su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y tendrán como plazo de aplicación hasta el 31 de diciembre de 2015.

 

Obras de emergencia en el Ebro

Por otra parte, el Consejo de Ministros aprobó también las obras de emergencia que ejecuta el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la Dirección General del Agua de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente, para la reparación de daños ocasionados por las avenidas e inundaciones de febrero y marzo de 2015 y que suponen una inversión de 3.997.500 euros.

Las reparaciones repondrán a su estado original las estructuras de defensa ante avenidas del río Ebro y afluentes que se han visto dañadas e irán destinadas, además, a la retirada de obstrucciones y limpieza de materiales depositados, en Álava, Burgos, La Rioja, Navarra y Zaragoza.

Durante los últimos días de enero, y buena parte del mes de febrero de 2015, concurrieron fenómenos invernales extremos, con nevadas de excepcional intensidad y lluvias persistentes que provocaron inundaciones y desbordamientos en diferentes cuencas hidrográficas, siendo especialmente significativas las inundaciones provocadas por las crecidas del río Ebro durante el mes de febrero y los primeros días de marzo.

Una vez transcurridos los episodios de avenida, se efectuó una primera evaluación de los daños, detectándose importantes y numerosos desperfectos en las estructuras de defensa ante inundaciones que afectan a un gran número de poblaciones, superficies agrícolas y explotaciones ganaderas.

Estas estructuras de defensa, principalmente diques o motas térreas, presentaban múltiples roturas, erosiones y zonas debilitadas que gracias a esta inversión se están reparando.

Además, el paso de las avenidas depositó en algunos tramos del río Ebro y sus afluentes restos vegetales, residuos urbanos y otros flotantes que ahora se van a retirar para evitar que, en el caso de un nuevo aumento de los caudales en circulación, puedan originar taponamientos que reduzcan la capacidad de desagüe del cauce.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015