Un año más de ayudas para retirar 41.800 t de frutas y hortalizas en España por el veto ruso

La Comisión Europea (CE) prolongó este viernes 10 de junio y durante un año, desde el próximo 1 de julio hasta finales de junio de 2017, las ayudas a los productores europeos de frutas y hortalizas afectados por el veto ruso, informó el Ejecutivo comunitario en un comunicado. El cupo asignado a España es de 41.800 t, frente a las 132.500 t del cupo anterior (ver cuadros y Reglamento Delegado  (UE) 2016/921, de 10 de junio).

España, al igual que otros países, había pedido a Bruselas que los nuevos apoyos entraran en vigor el 1 de julio para que no hubiera un periodo sin medidas de intervención extraordinarias para retirar del mercado frutas y hortalizas frescas, con el fin de hacer frente al impacto del embargo comercial ruso en este sector.

Ahora se amplían un año las posibilidades de retirada con este mecanismo excepcional, pero no varíen los niveles de apoyo establecidos para cada producto, que han sido muy criticados por el propio sector, por ser muy bajos y no estar actualizados a la realidad comercial del mismo.

Entre otras verduras, las ayudas cubrirán los tomates, zanahorias, pimientos, coliflores, brócolis o pepinos y en cuanto a las frutas, beneficiarán a los productores de manzanas, peras, ciruelas, fresas, moras, frambuesas, uvas, kiwis, naranjas, mandarinas, limones, melocotones, nectarinas, cerezas y caquis.

El reparto previsto del cupo de retirada (para distribución gratuita y otros fines, como compostaje o destilación), cosecha en verde o no cosecha para nuestro país es: manzanas y peras, 2.300 t; ciruelas, uvas de mesa y kiwis, 1.500 t; tomates, zanahorias, pimientos, pepinos y pepinillos,  6.900 t; cítricos, 16.000 t; y melocotones y nectarinas. 11.500 toneladas. A esto se añade, un cupo adicional de 3.000 t,  asignado a los Estados miembros beneficiarios.

La CE recordó que el apoyo a este sector se puso en marcha en 2014 como respuesta a la prohibición rusa de importar frutas y verduras de la Unión. Desde el inicio de ese veto en agosto de 2014, según recoge la agencia EFE se han beneficiado de estas medidas más de 1,13 millones de toneladas de frutas y hortalizas, con una ayuda de casi 280 millones de euros.

Según las notificaciones de los Estados miembros, en el actual periodo, hasta el 31 de mayo, se han acogido a esta medida excepcional más de 323.000 toneladas de frutas y hortalizas, con un coste estimado para el presupuesto comunitario de alrededor de 112 millones de euros

Las medidas, orientadas a eliminar las presiones de mercado sobre los alimentos antes exportados a Rusia, consisten sobre todo en la retirada de productos para distribuirlos de forma gratuita entre organizaciones de caridad o para utilizarlos como alimento de animales o abono.

El Ejecutivo comunitario considera que, ante el veto ruso los agricultores de la UE han sido “excepcionalmente resistentes”, ya que el valor de las exportaciones de frutas y verduras a terceros países ha aumentado un 4 % en comparación con el año anterior.

No obstante, el impacto ha sido desigual en función de los sectores y los países.

“La prolongación de las medidas de protección en el sector de las frutas y verduras es una demostración explícita de solidaridad por parte de la Comisión Europea con los productores europeos de frutas y vegetales, especialmente afectados por la prohibición rusa”, afirmó el comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, Phil Hogan.


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015