Abonados casi 468 M€ de indemnizaciones por siniestralidad en el sector agrario en 2016

La Agrupación Española de Entidades Aseguradoras de los Seguros Agrarios Combinados (Agroseguro) informó que durante el pasado año se abonaron 467,79 millones de euros por siniestralidad en riesgos asegurables en el sector agrario, con una superficie afectada de 960.000 hectáreas. Una siniestralidad que calificó de “contenida”.

Pedrisco (103,61 M€); sequía (68,35 M€); lluvias (50,39 M€); heladas (29,77 M€); falta de cuajado (28,51 M€); retirada y destrucción de cadáveres de animales de granja (72,53 M€); ganado; enfermedades del ganado (57,44 M€), etcétera fueron los riesgos agrícolas y pecuarios que más siniestralidad generaron.

Los cultivos más afectados por las adversidades climáticas fueron las frutas, que registraron una indemnización en su conjunto de 104,51 M€, seguido de  los cultivos herbáceos (63,73 M€); las hortalizas (41,16 M€), los cítricos (33,81 M€), y la uva de vino (13,99 M€).

Por Comunidades Autónomas, las más afectadas por siniestralidad en producciones agrarias y riesgos asegurables fueron por este orden Andalucía (75,54 M€), seguido de Extremadura (59,10 M€); Cataluña (54,80 M€); Murcia (54,50 M€); C.Valenciana (49,91 M€); Castilla y León (34,18 M€); Aragón (32,53 M€); Galicia (22,47 M€), y  Castilla-La Mancha (22,41 M€).

Parte anual

A pesar de que el invierno comenzó siendo más cálido de lo normal en 2016, febrero trajo consigo las primeras heladas, con una entrada de aire polar que provocó graves daños en la producción temprana de frutales y de almendros, según Agroseguro.

Luego, la primavera resultó lluviosa, haciendo prever en general una buena cosecha de cereales, salvo en Andalucía, donde la extensión de la plaga del “mosquito del trigo”, causó graves daños al resultar incontrolable.

En verano, las altas temperaturas se prolongaron hasta bien entrado septiembre y, aunque no fueron especialmente dañinas, sí causaron daños en girasol y olivar. A todo ello, hay que sumar episodios tormentosos, con pedriscos de gran intensidad, desde el final de la primavera y prácticamente a lo largo del verano, destacando los registrados en Badajoz y Cataluña.

Por último, durante los últimos meses de 2016 se produjeron distintos episodios meteorológicos adversos, con lluvias intensas entre noviembre y diciembre, sobre todo, e importantes daños por inundaciones y directamente ocasionados por estas lluvias, en especial en las CC.AA. de Andalucía, Comunidad Valenciana y Murcia.

Según Agroseguro, “ante la incertidumbre que generan estos fenómenos meteorológicos incontrolables e impredecibles, la solvencia que ofrece esta entidad convierte el seguro agrario en el mecanismo de cobertura más idóneo con el que cuentan los agricultores y ganaderos para hacer frente a este tipo de situaciones”.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015