Dificultades, fortalezas y retos de la digitalización en el sector agroalimentario

El Edificio Telefónica de la Gran Vía de Madrid acogió el encuentro “Transformación digital en el sector agroalimentario”, de la mano de Telefónica Open Future_ y Calidad Pascual. Durante el encuentro se abordó el estado del sector agroalimentario en España en comparación con Europa y la necesidad de apostar por la innovación y la aplicación de la tecnología en este sector.

El coloquio contó con la presencia de Valentín Fernández, director global de Desarrollo de Negocio y Alianzas de Telefónica Open Future_; Michael de José, chief digital officer de Calidad Pascual; y Luis Pérez Ballesteros, responsable de Productos de Consumo de IBM España. Además, también participaron los fundadores de algunas de las startup más punteras de Wayra (aceleradora de Telefónica Open Future_): Juan Rivero, de DelSuper; Santiago Álvarez, de Fruitbull; y Eugenio Fernández, de Cropti.

Michael de José, chief digital manager de Calidad Pascual, destacó que en España hay una clara oportunidad en el sector de la innovación agroalimentaria, pero la mentalidad cauta del sector es una barrera natural que debemos ir rompiendo. Necesitamos un salto cualitativo”. Sin duda, como continuó De José, “hay muchas iniciativas que lo que requieren es el apoyo adecuado y ser creídas y escuchadas por las empresas”. En este sentido, hizo mención al programa Pascual Startup, los galardones impulsados por Calidad Pascual enfocados a premiar los proyectos más disruptivos en distintos ámbitos del sector agroalimentario.

Un salto cualitativo al que también se refirió Luis Pérez Ballesteros, responsable de Productos de Consumo de IBM España: “España es una potencia mundial en la producción de vino, cítricos, aceite de oliva, etc.; pero nos falta dotarnos de ciertas capacidades de innovación. Ser no solo productores líderes, sino lograr tener industrias líderes, como es el caso de Calidad Pascual”.

Este gap fue remarcado por Eugenio Fernández, fundador de Cropti: “Somos un sector muy tecnificado; pero poco digitalizado y, en general, con cierta aversión a la innovación debido a que nuestros ciclos son de 1 año, jugándonos mucho en ese momento, y nuestra capacidad de ensayo-error es muy pequeña”.

Respecto a los países referentes en innovación agroalimentaria, Luis Pérez señalo a Israel como país pionero en el apoyo a la innovación agroalimentaria: “Israel posee un gran ecosistema de startups que forman parte de nuestro clúster por méritos propios, sin tener una gran riqueza agraria”.

Opinión compartida por Michael de José: “Israel es un auténtico país de startups, incluso por delante de EE.UU. Cuenta con iniciativas muy interesantes en torno al aprovechamiento de los recursos naturales”. Además, el chief digital manager de Calidad Pascual apuntó a Holanda “como otro de los países europeos a los que debemos mirar desde España”. De José no quiso cerrar su discurso sin remarcar que “en España hay talento natural para tener ideas, es un hervidero de creatividad; solo necesitamos que todo ello madure y se convierta en una gigantesca oportunidad”.

Valentín Fernández, director global de Desarrollo de Negocio y Alianzas de Telefónica Open Future_, apoyó también la idea de Israel “como país referente” y recordó que es el segundo país del mundo que más empresas “coloca” en el Nasdaq. Y quiso apoyar la teoría de Michael de José: “sin duda en España hay mucha creatividad en el sector agro. De las más de 600 compañías participadas por Telefónica Open Future_, más del 10% son del sector agroalimentario”.

Otra de las startup participantes, DelSuper, a través de su fundador Juan Rivero, señaló que “EE.UU. es el gran paradigma dentro de la innovación en la distribución de producto, con un número elevado de early-adopters”. Rivero, también animó a fijarse en los ejemplos de Francia o Reino Unido: “Estos países tienen una tasa digital de distribución del 6%. Es difícil en España tener esa cifra como objetivo hoy en día, que nos encontramos en un 0,6%; pero con proyectos como DelSuper estamos trabajando para que el consumidor pueda elegir cuándo, cómo y dónde hacer la compra” con un solo click.

Las ineficiencias del sector también fueron protagonistas durante el debate. En este sentido Santiago Álvarez, de Fruitbull, señaló que “lo más importante es tener acceso a los alimentos a un precio que se corresponda con la realidad y esto no está sucediendo. Si tenemos en el mercado productos de los que no sabemos el porqué de su precio; al final nos encontramos con una indefinición total en toda la cadena”.

En esta línea se posicionó el ponente de IBM: “Es necesario alinear la producción con el consumo y valorizar el producto y en esto la tecnología puede ayudar enormemente”.

Michael de José quiso poner la nota optimista y más que de ineficiencias quiso hablar de oportunidades: “En Calidad Pascual creemos que hay una oportunidad clara entre alimentación y medicina y lo estamos empezando a explorar de la mano de Laboratorios Esteve”. El representante de Calidad Pascual habló de la capacidad de la compañía “por cubrir un nicho inexplorado hasta la fecha, los alimentos para personas con diabetes, a través de la gama DiaBalance. Hemos sido capaces de crear productos que, en teoría, una persona con diabetes no podría tomar, como unas natillas de chocolate, pasta o pan de molde”. La clave para Michael de José ha sido “crear alimentos adecuados desde el punto de vista médico, a la vez que muy ricos y apetecibles desde la parte organoléptica”.

El papel de las administraciones públicas estuvo en boca de los ponentes en varias de las preguntas. Así, Luis Pérez de IBM señaló que “es fundamental que la Administración facilite la creación de compañías innovadoras y que ayuden a acelerar los procesos”. En este sentido, Michael de José recordó que el Ministerio de Agricultura, Medio Ambiente y Alimentación “presta toda su colaboración, y se ha involucrado, en el proyecto Pascual Startup, cuyos premios se entregan el próximo viernes 17 de junio en la sede del MAGRAMA”.

Eugenio Fernández de Cropti, a colación del papel de las Administraciones y la legislación, señaló que “tenemos que ver los papeles y la regulación como una oportunidad para conocer mejor nuestro sector”.

 ¿Hacia dónde va el sector? Que el consumidor pueda decidir

Asimismo, también se trataron los retos que la industria agroalimentaria deberá afrontar en un futuro próximo para modernizarse y destacar como uno de los catalizadores del crecimiento económico en España.

Luis Pérez abogó por “la capacidad de integrar. Que tengamos un modelo de éxito donde la cadena de valor esté conectada a través de los ecosistemas”; a la vez que recordó es fundamental “trabajar en el uso del agua. Un 70% de agua es consumida por el sector y la industria agro. Me gustaría ver proyectos enfocados a cómo se puede reducir el consumo de agua, logrando cultivos más eficiente”.

Michael de José apoyó esta idea: “Se puede ser ecológico y rentable y es hacia donde debemos ir”. Junto a esta idea señaló otro gran reto “que el consumidor tenga la capacidad y la posibilidad de decidir, en base a información en tiempo real, lo que quiere, cuándo y dónde”.

A este respecto, Valentín Fernández, apuntó que “el consumidor esto lo va a exigir y aquí es donde se torna fundamental ser transparentes”.

Eugenio Fernández, de Cropti, señaló que “no podemos competir en cantidad pero sí podemos y debemos hacerlo en calidad”.

Por su parte, Juan Rivero, de DelSuper, “estamos luchando para que el consumidor tenga el poder de decisión y estamos trabajando por lograr llegar a un 3% de penetración digital en la distribución en los próximos años”. Un arduo trabajo, como señaló, “debido a que en España tenemos que redoblar esfuerzos cada vez que sacamos una producto y servicio novedoso, pues los early-adopters todavía son escasos”.

Santiago Álvarez, de Fruitbull, puso el acento en la información: “La información es un factor determinante y, por lo tanto tiene que ser especializada, tenemos que saber de qué estamos hablando, contar con información independiente y, sobre todo, en tiempo real”.

El coloquio finalizó con el llamamiento de Michael de José, de Calidad Pascual, a “apostar por la colaboración”. Tal y como recordó, “se torna fundamental apostar por una innovación abierta y colaborativa, como estamos haciendo en nuestra compañía. Hay muchas ideas y proyectos que no se conocen por falta de apoyo y es esta realidad la que estamos intentando cambiar. Las compañías grandes tenemos el deber de apoyar y dar valor a todas las pequeñas iniciativas enfocadas a mejorar toda la cadena del sector agroalimentario. Solos, no vamos a llegar”.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015