El sector citrícola pide a la UE que la reacción fitosanitaria ante la amenaza de la “mancha negra” sea automática

El sector citrícola español ha enviado una carta al presidente de la Comisión, Jean Claude Juncker, en la que expone su preocupación por la amenaza fitosanitaria, ante las importaciones de cítricos desde terceros países por riesgo de contagio de la “mancha negra” en la nueva temporada que va a empezar pronto.

Un año más, el sector (Ailimpo, ASAJA, COAG, Comité de Gestión de Cíticos, Cooperativas Agro-alimetnarias y UPA) insiste a la Comisión Europea que prepare una reacción automática, para que si Sudáfrica vuelve a enviar fruta contaminada en la campaña de exportación y si se registran más de cinco interceptaciones, la UE cierre la frontera.

Al mismo tiempo, el sector solicita a la Comisión la puesta en marcha de una estrategia de protección desde Bruselas, que coordine y armonice los servicios de inspección en frontera, con el añadido de que no podrá soportar un año más viendo cómo la Administración minusvalora el riesgo de la situación descrita o se inhibe de tomar decisiones por estar condicionada por los intereses comerciales de algunos países.

El sector recuerda que a la amenaza de Sudáfrica se suma la de los cítricos importados desde otros países que han demostrado o confirmado en 2015 su inseguridad: como Uruguay que acumuló 70 interceptaciones de Phyllosticta citricarpa, Argentina con 17 y Brasil con 13.

A juicio del sector estos son motivos suficientes para que la Comisión adopte urgentemente, y antes del inicio de la campaña de exportación 2016, medidas excepcionales para impedir la introducción y propagación de ese organismo en la Unión, también desde esos países.

También aprovecha la carta para expresarle el interés del sector por los trabajos de la Comisión que revisarán los requisitos de importación de cítricos desde terceros países y para reforzar la legislación fitosanitaria en el marco de la revisión de los Anejos de la Directiva 2000/29/CE.

Unos trabajos que, al parecer, no se aprobarán antes de la campaña de exportación 2017. Así como, los detalles de aplicación del nuevo Reglamento de protección fitosanitaria en frontera, especialmente en lo relativo a “lista de productos de alto riesgo que quedan temporalmente prohibidos hasta que sean reevaluados”, que no estará plenamente implantado hasta 2019, han lamentado.

El sector espera además  que esas nuevas disposiciones no lleguen tarde, y que no queden en “papel mojado” porque, llegado el momento de redactar la letra pequeña, la Comisión se fije más en la presión de los lobbies del comercio y de determinados EEMM no productores, y menos en el criterio objetivo de sus expertos en fitosanidad.

Por último, el sector citrícola recuerda el carácter estratégico de este sector: 600.000 hectáreas de plantaciones europeas enfrentadas a la amenaza y el riesgo cierto de propagación y contaminación de la enfermedad de la “mancha negra”.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015